Conocé cómo la cancha de Independiente se convirtió en una calle de Neuquén

Las deudas del club forzaron un acuerdo que terminó con la apertura de la calle Perito Moreno y la demolición del estadio, donde hoy funciona un hipermercado.



#

Lo que fueron las tribunas y parte del campo de juego del Rojo neuquino quedaron solo en el recuerdo con el paso de una calzada troncal.

En la intersección de José Rosa y Félix San Martín, a la vera de la Ruta 22, se ubicaba el estadio de La Caldera, donde Independiente de Neuquén hizo de local en el fútbol de la región.

En ese mismo espacio donde hoy existe un hipermercado, el Rojo escribió algunas de sus mejores páginas futboleras. En ese lugar la calle Perito Moreno se abrió paso forzando la desaparición de las tribunas y la entrada histórica a la cancha.

Primero el predio se achicó y el club neuquino siguió jugando unos años más. Finalmente la demolición culminó con una manzana que hoy sigue perteneciendo al club y se alquila: actualmente es el mayor ingreso monetario y por lo tanto el sostén fundamental en la economía de los rojos.

El debate sobre qué hacer con esa propiedad fue largo y las urgencias económicas estuvieron cerca de derivar en una venta.

Las deudas de la institución tenían varias razones. El arrastre de la crisis del 2001, un pasivo que ascendía al millón de pesos y algunas demandas legales de ex empleados.

Por otro lado estaba la porpuesta del gobierno de la ciudad que veía la apertura de la calle como una arteria fundamental en el desarrollo vial y comercial de esa zona.

La oferta en ese caso era tentadora y muy difícil de rechazar. En el año 2004 empezaron las negociaciones y las idas y vueltas respecto a la apertura de calle. Los socios y dirigentes del club pasaron por varias asambleas donde discutieron las acciones a seguir.

La gente del Rojo entendió que la salida no podía ser otra que esa, pero estaba preocupada por cómo continuaría la historia, que se iba a hacer con la plata y cuál iba a ser la nueva cancha.

La posibilidad de mover la actividad futbolística al predio de La Chacra, donde juega actualmente, surgía como la solución factible a la falta de sede. La lejanía de ese predio, ubicado en la Confluencia neuquina, terminó por ser una complicación para la concurrencia del público, que nunca pudo ser saneada.

“La venta de parte del estadio nos va a servir para poder cancelar todas estas deudas y empezar a desarrollar el proyecto de club que queremos”, comentaba esperanzado el que era el presidente del club en aquel entonces, Miguel Cabezas.

Los problemas económicos siguieron siendo una constante, algo que también se manifestó en la gestión de Gastón Sobisch, actual presidente. Lo que él mismo decía en 2011 sigue sucediendo en estos días. “Acá en Neuquén el tema del apoyo económico privado es complicadísimo”, afirmaba Sobisch en una nota para este diario.

Hoy el Rojo hace de local en La Chacra y la vieja Caldera quedó enterrada en el recuerdo. La calle se abrió y parte de la historia de Independiente se fue con esa cancha.

Las dos manzanas entre las calles Mitre-Félix San Martín y José Rosa-Lorenzo Winter siguen perteneciendo al club.

Lugar de encuentro: Neuquén

Datos

Las dos manzanas entre las calles Mitre-Félix San Martín y José Rosa-Lorenzo Winter siguen perteneciendo al club.

Comentarios


Conocé cómo la cancha de Independiente se convirtió en una calle de Neuquén