Conte descansa en El Cóndor y piensa en Sydney 

El jugador de vóley piensa que se puede clasificar para los Juegos.



 VIEDMA (AV).- Hugo Conte es uno de los mitos vivientes del vóley argentino. Fue integrante de la histórica camada de jugadores que consiguió las medallas de bronce en el Mundial de 1982 y en los Juegos Olímpicos de 1988, y estuvo 15 años derrochando calidad en canchas europeas.

La Federación Internacional lo distinguió como uno de los 25 mejores jugadores de la historia y a los 36 años volvió al equipo nacional para aportar su experiencia con el objetivo de lograr la clasificación para los Juegos de Sydney.

Para descansar, antes de emprender esa dura empresa, eligió las playas del balneario El Cóndor y en un tranquilo atardecer en la costa atlántica patagónica hizo un repaso de su trayectoria y se entusiasmó con poder estar por tercera vez en los Juegos Olímpicos.

Después del campeonato del ‘82 emigró a Cannes y dejó atrás “una estructura muy mala por la presidencia de Russomando, quien era una persona muy autoritaria, y en lo deportivo los jugadores de la selección estábamos por encima del resto, porque trabajamos durante dos años y nos dieron lo mejor para llegar en el momento ideal al Mundial”.

A su regreso, en 1997, “el nivel federativo estaba más organizado, con dirigentes que tienen que seguir aprendiendo, copiando a los que más saben, como el básquet o el vóley italiano y brasileño”.

Reconoció que “el vóley argentino tuvo muchas oportunidades para crecer como las medallas de bronce del ‘82 y del ‘88, el Mundial del ‘90, los Panamericanos del ‘95 y los Juegos del ‘96. Hubo un boom mediático pero falta el gran salto a nivel deportivo”.

Entre la ida y el regreso el deporte vivió innumerables crisis internas que se superaron con la renuncia de Russomando, por una gran presión internacional.

Desde el exterior Conte esperaba que se fuera “para que el vóley empezara a crecer. En 1996 hubo un gran vuelco, le bajaron el pulgar en el exterior y se eligió a Goijman, un tipo ganador, que quiere hace cosas aunque falta una base más sólida en la Confederación”.

Sobre la liga Nacional sostuvo que “está creciendo, todavía tiene muchas fallas y a medida que pasen los años se tienen que ir puliendo para crecer. Los jugadores y entrenadores tienen que asumir un mayor compromiso, también hay que llevar la liga a 8 meses para que se pueda programar un buen trabajo”.

El año pasado el talentoso jugador regresó a la selección: “Un llamado inesperado después de 9 años. Lo tomé con alegría y orgullo, y cuando decidí la vuelta después de analizarlo con la familia, sentí miedo porque era volver a empezar con mucha edad, en un momento que empezaba a cosechar cosas después de una carrera de 20 años”, aunque reconoció que “me gustan esos desafíos”.

En el preolímpico Sudamericano, el equipo nacional no pudo con Brasil y ahora deberá buscar la clasificación para los Juegos de Sydney en Europa.

Estimó que todos los posibles rivales “van a ser difíciles, pero ninguno tanto como Brasil, lo que pasa es que nosotros tenemos que volver a jugar igual” y sostuvo que “somos conscientes que si volvemos a tocar ese nivel podemos clasificar. Además para muchos pueden ser sus primeros Juegos y se quieren comer el parquet para poder estar, porque es lo más grande para un deportista. Serían mis terceros Juegos, a 12 años de la anterior, y jugar con 37 años sería un premio”, finalizó.

Rescató el trabajo del interior

Luego de recorrer las mayoría de las playas cercanas a El Cóndor y quedar encantado con el paisaje, Hugo Conte fue invitado a presenciar el torneo de beach vóley en Las Grutas.

Al respecto indicó que “fue muy buena la promoción del beach vóley en Las Grutas y la organización de Enrique Viola, Héctor Cristiani y de la gente de la Subsecretaría de deportes”.

Sobre el torneo provincial expresó que “vi muchos jugadores de toda la provincia y esto es parte del desarrollo que tiene que tener el vóley” y reconoció que “están muy lejos de los centros más conocidos o desarrollados, pero los que no estamos acá tenemos que aportar nuestro granito de arena para este desarrollo”.

También dijo que “el interior es el formador real de los jugadores, por eso la Confederación llevó el Plan de Desarrollo Juvenil a Córdoba”. (AV)


Comentarios


Conte descansa en El Cóndor y piensa en Sydney