Copa América: Brasil recibe un torneo lleno de tensiones políticas y sanitarias

Después de la baja de las dos sedes originales -Colombia, envuelta en un conflicto social, y la Argentina, golpeada por la segunda ola de coronavirus- el certamen regresa a la sede del 2019.

La controvertida 47 ª edición de la Copa América se pondrá en marcha hoy sin público en Brasil, una sede designada de urgencia y confirmada definitivamente hace horas luego de un debate nacional del que participaron sectores del ámbito deportivo, político, social y judicial.

El torneo de selecciones más antiguo del mundo se jugará en un país que ocupa el segundo lugar a nivel mundial en número de víctimas por Covid-19 (casi medio millón de fallecidos), el tercero en contagios (17,3 millones) y que espera una tercera ola del virus durante la fecha de la competencia, según su observatorio sanitario oficial.

Dentro de este contexto, el entreverado camino de la Copa América ha puesto a esta Selección Argentina comandada por Lionel Messi ante una nueva oportunidad de anotar su propio ‘Maracanazo’ en la historia y conquistar su primer título desde la Copa América de 1993, última conquista de la selección mayor.

El torneo de combinados nacionales más antiguo del mundo se jugará desde hoy en Brasil tras el descarte de la doble sede de Argentina y Colombia, y luego de superar un sinnúmero de escollos relacionados con la pandemia.
En este escenario inesperado, el destino dará revancha al astro argentino para desahogar el grito frustrado en la final del Mundial 2014 ante Alemania y en la última Copa América 2019, también disputada en casa de su máximo rival.

De la primera, Leo se fue aplaudido de un Maracaná colmado, con una medalla plateada y un trofeo al mejor jugador, un consuelo menor para el aclamado futbolista aún sin su premio mayor.
De la segunda, Messi se fue expulsado en el partido ante Chile por el tercer puesto y no subió buscar su medalla de bronce en señal de protesta contra la Conmebol y sus arbitrajes.

A pocos días de cumplir 34 años, esta Copa América es una de las últimas posibilidades en la carrera del rosarino, junto con el gran objetivo de Qatar 2022. No sólo para Messi, sino para varios puede ser la última Copa y aún no es claro si sus herederos estarán a la altura de sus legados.

Será la segunda vez que la Copa repita su sede de la edición anterior desde que Uruguay la albergó consecutivamente en 1923 y 1924.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Copa América: Brasil recibe un torneo lleno de tensiones políticas y sanitarias