Corea del Norte se acerca a China previo a su reunión con Trump

La reunión entre el dictador Kim Jong-un y el presidente del gigante asiático, Xi Jinping, fue toda una señal para Occidente. Ambos aliados sellaron su reconciliación y han prometido incrementar su cooperación.



#

El dirigente norcoreano terminó ayer una visita a China, su primer viaje al exterior desde 2011. (Foto: ap )

“Un deber solemne” para uno y “una opción estratégica” para el otro. La visita de Kim Jong-un a su homólogo Xi Jinping selló el reencuentro entre China y Corea del Norte, deseosas de mostrar su unidad ante la gran cita esperada de la cumbre Kim-Trump.

El dirigente norcoreano terminó ayer una visita histórica a China, su primer viaje al extranjero desde que llegó al poder en 2011 y que supuso el regreso de China al primer plano de la diplomacia internacional.

La llegada del joven líder a Pekín se produjo semanas antes de dos encuentros cruciales, uno con el presidente surcoreano Moon Jae-in (a finales de abril) y otro con el presidente estadounidense Donald Trump (antes del fin de mayo).

Las relaciones bilaterales entre China y Corea del Norte se habían tensado en los últimos años a causa del apoyo creciente de Pekín a las sanciones económicas de la ONU, destinadas a frenar los programas balístico y nuclear de Pyongyang.

Entonces, ¿por qué una visita de Kim ahora? Para Deng Yuwen, experto chino en relaciones internacionales, el joven líder cuenta con Pekín para garantizar la seguridad de su régimen antes de su encuentro con Trump. “Corea del Norte necesita a su hermano chino para protegerlo en ese momento crucial”, asegura Deng a la AFP.

“Kim busca quizá un aligeramiento de las sanciones y también un apoyo de China para obtener garantías de Estados Unidos en materia de seguridad”, apunta Bonnie Glaser, del Centro de Estudios Internacionales Estratégicos (CSIS) en Washington. “Creo que quizá [ir a Pekín] le da una ventaja suplementaria” antes de las cumbres con los presidentes surcoreano y estadounidense.

El líder norcoreano “necesitará de la comprensión y del apoyo de China” si esos diálogos desembocan en un revés, considera Hua Po, analista político independiente establecido en Pekín.

Aunque China se alegre de que las tensiones en la península coreana se hayan apaciguado, desea conservar toda su influencia sobre Pyongyang, considera el experto en China Bill Bishop, editor del boletín Sinocism.

“China no quiere una península coreana nuclearizada. Pero tampoco quiere ningún avance hacia la reunificación” entre las dos Coreas, apostilla.

China teme, ante todo, que el régimen de Kim Jong Un se hunda, y esto podría provocar un desplegarse en la frontera china en una Corea potencialmente reunificada.

Con la mirada puesta en Estados Unidos

“La desnuclearización puede ser resuelta si Estados Unidos y Corea del Sur responden a nuestros esfuerzos con buena voluntad y crean la atmósfera de paz y estabilidad al tiempo que toman medidas progresivas y sincronizadas que faciliten la paz”, señaló Kim Jong-un en la reunión.

“Recibí un mensaje anoche de Xi Jinping diciendo que su reunión con Kim Jong-un estuvo muy bien y que Kim espera tener su reunión conmigo”.

Donald Trump,

presidente de los EE. UU.

Datos

“Recibí un mensaje anoche de Xi Jinping diciendo que su reunión con Kim Jong-un estuvo muy bien y que Kim espera tener su reunión conmigo”.

Comentarios


Corea del Norte se acerca a China previo a su reunión con Trump