Coronavirus: medidas que faltan contra la epidemia



Francisco Galeano *

Afortunadamente la cuarentena ha dado resultados y la tendencia de duplicar los casos cada tres días, sostenida desde el 3 de marzo con el primer caso, se detuvo el 21 de marzo. Seguramente el resultado obtenido influyó en la decisión de continuar con la cuarentena de todo el país.

Si bien la cuarentena dio sus frutos, sin lugar a dudas la medida más efectiva para morigerar los efectos de la pandemia declarada el 11 de marzo hubiese sido cerrar nuestras fronteras, al menos con los diez países más afectados. Argentina debió cerrar sus fronteras incluso antes del 3 de marzo, día en que se conoció el primer caso de coronavirus en el país. Para ese entonces, Italia tenía 500 nuevos casos diarios y China superaba los 9 mil infectados.

El 11 de marzo, momento que la OMS declarara la pandemia, ya había 114 países afectados con 135 mil casos y 4.865 muertos. España e Italia ya estaban en ese momento dentro de los 10 países con mayor cantidad de pacientes. Desde el 20 de febrero Italia ya tenía 11 ciudades aisladas y para ese entonces había decretado el cierre de escuelas y espacios públicos. A pesar de ello, en marzo aún teníamos doce vuelos semanales directos desde Italia, frecuencia que se redujo a mitad de mes a tres vuelos semanales pero aún no se decidían a cerrar fronteras. Al día 31 de marzo el 85% de los casos son por contactos con viajeros del exterior y el restante 15% está en estudio epidemiológico para saber el contacto.  

El mismo día que se anuncia la pandemia y el presidente se decide suspender vuelos de USA, Europa, Irán, Corea del Sur, China y Japón, llegaba a Ushuaia el crucero Coral Princess, con casi 4.000 turistas y dentro de ellos 900 chinos. Para muestra un botón: al 30 de marzo Ushuaia tiene 23 casos positivos y 92 casos sospechosos, tres de estos últimos internados. Pero ya es tarde para llorar sobre la leche derramada.

Vino luego una buena, pero costosa decisión: poner a todo el país en cuarentena. El 20 de marzo el país inicia un período de "aislamiento social preventivo y obligatorio" hasta el 31 de marzo.

Analicemos esta medida. Argentina tiene una extensión de 4.351 km de La Quiaca a Ushuaia. En Europa, con los mismos kilómetros podríamos ir de París a Estambul, atravesando en el camino a más de once países. Esas once naciones imaginarias de Europa seguramente tienen distintas medidas para prevenir la difusión del coronavirus. En Argentina, con una superficie de 2.780.000 km2, podrían entrar Alemania, Italia, España, Francia, Austria, Republica Checa, Croacia, Polonia, Rumania, Serbia y Bielorrusia juntas. Teniendo en cuenta esta realidad, me surgen algunos cuestionamientos: ¿es posible tomar decisiones desde Capital Federal, “homogeneizando” a todo el país, como si la situación de la extensión de coronavirus fuera igual en todo el territorio? (o el interior, como les gusta referirse a todo lo que no sea la ciudad autónoma de Buenos Aires). Por supuesto que no, pero entiendo que es más fácil. Pero que sea más fácil no quiere decir que esté bien. ¿Es lo mismo decretar la cuarentena en San Isidro, una ciudad con 20 casos, que en Formosa, Catamarca y Chubut, provincias enteras que todavía no tienen uno solo? ¿Se deberán adoptar las mismas medidas para CABA, con más del 30% de los casos del país, que las provincias de San Juan, Salta y La Rioja con un solo caso detectado en cada una? ¿Deberán tomarse las mismas medidas de cuarentena para Choele Choel que para Resistencia Chaco, con el mayor índice de mortalidad de la Argentina (5.8%). ¿Se deberían tomar las mismas medidas en Tierra del Fuego, con el mayor número de casos según densidad poblacional, que en otras diez provincias que en total no suman más de 13 casos? Seguramente que no, pero ciertamente es más fácil de determinar desde la Capital Federal que es desde donde se manda al país.  

También desde el exterior (si nosotros somos el interior, supongo que CABA es el exterior) se desaconseja el uso de mascarillas o barbijos. Seguramente resultaría ridículo que en Formosa, Catamarca, Chubut, con ningún caso, o La Rioja, San Juan Salta con un caso por provincia, o Misiones y Santiago del Estero con dos y Jujuy y La Pampa con tres, recomienden a toda su población a usar barbijos, cuando la suma de los casos de las 10 provincias no llega a la mitad de los casos que ya tiene la ciudad de Ushuaia y está lejos de los 73 casos de Chaco. Tampoco en todo el Chaco hay circulación viral. En la propia provincia, no pasa lo mismo en Resistencia con 69 casos que Castelli con ninguno. Pero dese CABA se toma la misma medida para Los Menucos que para Resistencia Chaco, donde solo en el Hospital Provincial Perrando ya hay diez profesionales de la salud contagiados, entre ellos seis médicos, una bioquímica, dos enfermeras y la propia directora del Hospital: cuarentena hasta después de Pascua. Pero como se suele decir, “es preferible que sosobre que fafalte”. Es cierto la cuarentena funciona, pero su costo es alto y además no es el único recurso para prevenir la circulación del virus.

La experiencia exitosa en otros países como Corea del Sur, Japón, China y Rusia nos obliga a pensar en instituir otras medidas además de la cuarentena y el lavado de manos. Es necesario que se evalué la conveniencia de tres medidas adicionales:

1. La geo referenciación de los afectados. Esto permite definir medidas de acuerdo con la tasa de contagiados por 100 mil habitantes. Junto a esta medida deberían implementarse los testeos masivos. Es difícil de entender cómo hasta esta semana había solo un centro nacional de referencia. Corea ha mostrado una tasa significativamente más alta de casos asintomáticos que otros países, tal vez debido a nuestras extensas pruebas a las que siguió una masiva cuarentena de infectados asintomáticos.

2. El uso del barbijo a toda la población en situaciones donde claramente haya casos autóctonos y circulación del virus en la comunidad. ¿Por qué?, Porque las personas infectadas tienen un período de incubación en el cual contagian y hay personas infectadas que no reportarán síntomas y también contagian. La información publicada por el gobierno chino sugiere que la cantidad de "portadores silenciosos", es decir, personas que han dado positivo por el coronavirus Covid-19 pero que no muestran síntomas o síntomas retrasados, podría ser tan alta como 30%. Esos datos han sido confirmados por un grupo de expertos japoneses, liderados por Hiroshi Nishiura, epidemiólogo de la Universidad de Hokkaido. Entre los pacientes japoneses evacuados de Wuhan, el centro del brote de coronavirus, el 30.8% eran asintomáticos. Pero aunque los infectados asintomáticos no llegaran a este porcentaje y fueran solo un 10%, el peligro de contagio es serio.

"La transmisión asintomática y levemente sintomática es un factor importante en la transmisión de Covid-19", dijo el doctor William Schaffner, profesor de la Facultad de medicina de la Universidad de Vanderbilt y asesor desde hace mucho tiempo de los CDC. "Serán los impulsores de la propagación en la comunidad".

La contención en Corea del Sur parece haber funcionado adoptando medidas de rastreo masivo y aislamiento de los infectados, geo referenciación de los casos positivos y uso obligatorio de mascarilla, evitando así un bloqueo total o restricciones drásticas de viaje. La vida pública se ha reducido enormemente, y las personas se mantienen alejadas entre sí, pero el país ha evitado un cierre completo de todo el país. China tampoco tomó medidas de aislamiento general.

Es que en muchos países asiáticos se alienta a todos a llevar máscaras, y el enfoque se basa en la psicología de la multitud y la protección. Si todos usan una máscara, los individuos se protegen entre sí, reduciendo la transmisión en la comunidad en general. Los enfermos se ponen automáticamente una y también es más probable que se adhieran a mantener la máscara puesta porque se elimina el estigma de llevarla.

Las máscaras también son un símbolo. Sirven como recordatorio visual para mejorar la higiene de las manos y el distanciamiento social. También pueden servir como un acto de solidaridad, mostrando que todos los ciudadanos están en sintonía con las medidas de precaución necesarias para poner las infecciones bajo control.

*Médico


Comentarios


Coronavirus: medidas que faltan contra la epidemia