Cuando la solución supera la ideología




Los cambios en el servicio de emergencia tuvieron un impacto político por el brote de contagios de coronavirus que se generó en el lugar.


El malhumor social por la extensión de la cuarentena, las medidas de restricción a la circulación vehicular y peatonal y el petit escándalo que derivó en la renuncia de Luciana Ortiz Luna en el servicio que tenía a su cargo la atención domiciliaria de los enfermos se ubicaron en el centro de la escena que dejó de ser exclusivamente sanitaria y pasó a ser política.

La profesional, al igual que el senador Alberto Weretilneck, había cuestionado la eficacia de los controles en los puentes de acceso a Neuquén. De 100 contagiados solo 3 tienen fiebre, el resto es asintomático, sostuvo con su bagaje de conocimientos de atención de emergencias hace 8 años. A la par de poner en tela de juicio la calidad de los elementos de protección personal que tenía el personal del servicio clave en esta pandemia, surgió la novedad de que hubo un brote de contagios.

No fue una separación de un funcionario más en función de las atribuciones que tiene alguien empoderado.

“No se puede estar adentro frente a un enemigo y tirar piedras al grupo que debe estar unido en el frente, en la trinchera”, dijo una fuente oficial. La ahora separada profesional no guardó silencio, desde que asumió, sobre sus diferencias con la conducción de la cartera de Salud. La del viernes fue la gota que colmó el vaso.

El impacto de la separación del cargo en el SIEN horadó la fortalezas de la trinchera política frente al enemigo invisible. Dos días antes, las medidas de restricción que se lanzaron despersonalizadas plantearon grises que se extienden en el tiempo.


Las dificultades financieras obligaron a dividir el pago del aguinaldo en tres cuotas y reprogramar vencimientos de deuda en pesos.


En el medio quedó la frazada corta del financiamiento provincial que el gobierno la muestra con cierto pudor aunque se reconoce que previó el impacto al retirar los fósforos que siempre están disponibles frene a la pólvora seca, como definió en su momento Felipe Sapag a los iniciadores de la sangrienta pueblada de 1997. Tal vez sea la memoria genética del MPN. Ayer hubo certeza en cuanto al pago de aguinaldos en tres cuotas de manera progresiva.

La economía de la provincia está paralizada y de los 13.500 millones de pesos que necesitaba la Tesorería para pagar sueldos y aguinaldos solo recaudó poco más de la mitad, unos 7.500 millones de pesos. La ayuda de Nación se torna esencial no solo en el ingreso de dinero fresco -se recibieron 5.000 millones de pesos-, sino también en medida que signifiquen reactivación del motor económico: los hidrocarburos.

Un alivio financiero no económico, según definió el gobernador Omar Gutiérrez, significó la rediagramación de la deuda en pesos que vencía este año.

En el Ministerio de Salud esperan que, cuando termine la primera quincena de este mes, haya una diminución de los casos como una muestra de que las medidas de restricción tienen efectividad. Se evalúa que los brotes surgieron en seis centros de salud donde hay cierta conciencia de las medidas de prevención y que, ahora, la transmisión comunitaria hace imposible una política de cercado.

También hay una variable que se observa con atención. Del total de camas de terapia intensiva, el 13% están ocupadas por pacientes que tienen covid. En total, si se suman quienes sufren otras enfermedades, la ocupación llega al 50%. En AMBA -la zona más crítica conformada por la Ciudad de Buenos Aires y los 40 municipios del conurbano bonaerense- esa ocupación total es del 51,3%.

De allí que se cifran esperanzas en que, al disminuir la circulación, también baje la cantidad de contagios. Por eso, más allá de que se mida la fiebre y la posesión de certificados de circulación, los controles tienen la función de disuasión, de obstáculo, para que la responsabilidad individual prime sobre la colectiva.

El escritor y político Arturo Jauretche dejó un pensamiento que permite levantar la mirada de la coyuntura. “Comprobamos que los hechos unifican y las abstracciones dividen, y que por sobre la carnadura de los acontecimientos las divergencias del nivel ideológico pierden importancia ante la demanda de las soluciones”.


Comentarios


Cuando la solución supera la ideología