Cuando la violencia puede más




El partido entre Italia y Serbia, por las eliminatorias hacia la Eurocopa 2012, fue suspendido a pocos minutos del inicio por los disturbios protagonizados por un grupo de “hooligans” serbios dentro y fuera del estadio genovés Luigi Ferraris. Los equipos retornaron a los vestuarios antes del inicio, debido al enfrentamiento de efectivos policiales con unos 100 hinchas serbios que dañaron la red perimetral, derribaron barrera y encendieron bengalas. El juego se inició con 30’ de retraso, pero fue suspendido definitivamente después que hinchas violentos de la visita arrojaran bengalas contra el arquero italiano Francesco Viviano.


Comentarios


Cuando la violencia puede más