Cuatro rionegrinos siguen varados en Perú, en medio de la incertidumbre y el temor

Están cumpliendo con el aislamiento obligatorio pero no tienen una fecha de regreso al país. En las últimas horas, el gobierno peruano aprobó una ley que exculpa a las fuerzas de seguridad por herir o matar a quien no cumpla la cuarentena.





Fabián Martínez,  Ezequiel Schwindt y un amigo de Buenos Aires, Facundo Nadur. Los tres compartieron una excursión antes de la cuarentena. Junto a ellos también están varados Raúl Peralta y Ariela Benatti. Foto gentileza.

Fabián Martínez, Ezequiel Schwindt y un amigo de Buenos Aires, Facundo Nadur. Los tres compartieron una excursión antes de la cuarentena. Junto a ellos también están varados Raúl Peralta y Ariela Benatti. Foto gentileza.

Cuatro rionegrinos siguen varados en Cusco, Perú, cumpliendo el aislamiento obligatorio, con la incertidumbre de no tener una fecha concreta de cuándo volverán a nuestro país y el temor creciente luego de que el gobierno peruano eximió de responsabilidad penal a los militares y policías que "hieran o maten" gente en los patrullajes para hacer cumplir la cuarentena nacional obligatoria por el coronavirus.

Fabián Martínez Povedano, Raúl Peralta y Ariela Benatti, de Roca, y Ezequiel Schwindt, de Viedma, son turistas y permanecen en Cuzco desde hace diez días, sin respuestas. Viajaron antes de la restricción completa de la circulación en Perú; tenían planeado visitar diferentes lugares pero solo pudieron realizar una excursión por Cusco. "Cuando volvimos ese día se decretó la cuarentena. No nos dio tiempo de reaccionar para planear nuestra salida o hacer el cambio de los vuelos”, comentó Fabián a este medio. 

En las últimas horas, esta nueva ley del gobierno peruano, sin dudas, sumó mayo preocupación. "Le dieron poder a la policía para actuar con total impunidad. Nos pueden pegar un tiro porque se les da la gana. Es duro pero es así. Encima la enemistad con el gobierno argentino hace que los tratos no sean los mejores para con los argentinos", opinó Fabián.

Él y sus amigos están alojados en un departamento que pudieron alquilar a través de una plataforma web. Hoy tendrían que ir al supermercado a comprar alimentos porque lo que tenían ya lo consumieron. "Entiendo que no pasa nada si cumplís con todas las reglas pero un poco de miedo nos da porque tenemos que ir solos", reconoció.

La situación no es sencilla, ni para ellos ni para sus familias que a la distancia permanecen a la espera de las buenas noticias. Fabián contó que "el contacto es contínuo. Les vamos pasando las novedades y le decimos que se queden tranquilos que nos estamos cuidando".


Aislados en Cusco y conectados por Whatsapp


Perú no permite la conexión entre ciudades y ni por tierra ni por aire. Al quedar suspendido el transporte internacional aéreo, marítimo y terrestre de pasajeros, los argentinos se encuentran aislados en Cusco.  “Nadie de Cuzco fue repatriado porque no podemos movilizarnos entre ciudades”, remarcó el roquense.

Tras la suspensión de vuelos comerciales, el gobierno realizó gestiones para que los argentinos varados puedan retornar. "Hoy salió un vuelo con 143 personas rumbo a Arequipa para llegar a Buenos Aires. Restando ese vuelo, quedamos 300 varados en Cusco a la espera de nuevas novedades ya que seguimos sin fecha de regreso", confirmó.

En caso de no lograr una solución inmediata de cancillería, tienen la esperanza de gestionar su regreso después del 30 de marzo, fecha en la que se volverían a abrir los vuelos. “La ayuda es entre nosotros. La embajada por ahora no dio ayuda a ningún argentino. En un momento dijeron que iban a mandar agua y galletitas pero ni siquiera eso pasó”, explicó.

Los 300 argentinos varados en Cusco están conectados a través de un grupo de WhatsApp. “Algunos se quedaron sin dinero porque vinieron en plan mochilero. Ellos están siendo hospedados por una iglesia que le dio lugar, y reciben donaciones de peruanos o de otros argentinos que están coordinando”, relató Fabián. 


Comentarios


Cuatro rionegrinos siguen varados en Perú, en medio de la incertidumbre y el temor