"Defiende lo indefendible"

A través del "Río Negro" del 26 de abril nos enteramos de que tenemos un secretario de Minería que defiende lo indefendible. La escandalosa ley de minería vigente (creo que viene del menemismo y el actual gobierno nacional no ha tocado) permite la expoliación lisa y llana de los recursos mineros del país. Empresas extranjeras sacan metales, no pagan impuestos, descuentan todos los gastos, se llevan millones y nos dejan aire, cielo y tierra envenenados. Estas empresas tienen recursos para torcer voluntades, así que el cuento de los controles es sólo un cuento, lo mismo que los estudios de impacto ambiental. Además de contaminar usan cantidades impresionantes de agua limpia para lavar los metales. Hoy hasta un niño sabe que el agua es un recurso escaso y valioso. ¿Cómo no cuidarla? La gente del lugar (hay situaciones parecidas en varios puntos del país) que tiene problemas de supervivencia básica debe emplear parte de su tiempo y de su energía tratando de torcer la voluntad de los que deberían servirlos y defenderlos.

Seguramente la máxima autoridad de la provincia conoce esta situación. ¿Es mucho pedir que quienes dicen tener vocación de servicio actúen en consecuencia y tomen cartas en el asunto? Para crear empleos y tener ingresos se podrían, por ejemplo, usar los bellísimos e impresionantes paisajes y termas de la provincia, que sólo necesitan de infraestructura para desarrollar el turismo, industria limpia, mucho menos contaminante y sostenida en el tiempo. ¿Por qué esta manía de destruir en lugar de construir un lugar más vivible y armonioso? La Tierra, nuestra casa, necesita que cambiemos la forma de tratarla. Esta idea -que hace unos pocos años era un exageración de unos pocos- hoy es noticia diaria en todos los medios de comunicación. Hay en el mundo suficientes metales ya extraídos para los usos necesarios (industria, laboratorios, etcétera). Destruir para sacar más es avaricia e ignorancia extrema. ¿De qué les servirá el dinero a quienes hacen hoy este negocio macabro (pero rentable) si cuando todo explote ellos también explotarán? ¡Estamos todos en el mismo barco!

Dora M. Greloni, CI 9.083.208

Neuquén


Comentarios


«Defiende lo indefendible»