Boca eliminado de la Libertadores: otra noche triste para el Xeneize en la Copa

Cayó 6-5 en los penales ante el Corinthians en La Bombonera, tras el empate sin goles en el tiempo reglamentario. De esta manera el equipo de Battaglia se queda afuera del máximo objetivo del año en los octavos de final.





Para Boca, Corinthians siempre fue uno de esos rivales que, dada la complejidad para obtener resultados positivos en cada mano a mano, forjaron clásicos construidos en base a la estirpe copera de ambos.

Fue contra el Timao cuando al Xeneize se le escapó la séptima, al perder la final del 2012 que tuvo como broche el anuncio de JR Riquelme que se iba del club.
Hace poco más de dos meses Boca recibió en San Pablo, uno de los golpes más duros del ciclo de Sebastián Battaglia, al perder por 2-0 contra el mismo rival. Fue durante la fase de grupos de esta edición de la Libertadores.

El principio del fin para Boca en el partido. Benedetto despedicia el penal a los 31′ del primer tiempo.

Los caprichos del bolillero lo llevaron a un nuevo duelo cara a cara por los octavos de final. En la ida en San Pablo fue 0-0, y así las cosas Boca seguía sin vencer a Corinthians por Copa con dos derrotas y dos empates en el historial. El Timao incluso solo había caído en uno de los últimos siete encuentros por Libertadores contra rivales argentinos.

Anoche toda esa estadística previa no pudo romperse en La Bombonera porque la bestia negra del Xeneize hizo su aparición, una vez más.

Luego de igualar 0-0 en los 90’ reglamentarios, mismo resultado que en San Pablo, el Timao se impuso en los penales, instancia que buscó a lo largo de todo el encuentro. Fue 6-5 donde Agustín Rossi estuvo a punto de vestirse de héroe una vez más, pero Darío Benedetto fue el villano involuntario y Boca se quedó con las manos vacías.

Cássio, aquí ante Fabra, fue el gran héroe del Timao al detener dos remates en la tanda decisiva.

El Xeneize dominó casi a voluntad pero le costó horrores deshacerse de su rival en el tiempo reglamentario. Lo pudo haber despachado en el primer tiempo porque Benedetto, en una desacostumbrada versión para un goleador serial como él, desperdició un gran centro del Changuito Zeballos al pifiar su remate solo ante Cássio a los 18’, y luego al marrar un penal (codazo de Raúl Gustavo a Pol Fernández) a la media hora al estrellar su disparo en el palo.

La imagen del segundo tiempo fue un calco del primero aunque a medida que fueron corriendo los minutos, la figura de Boca se fue desdibujando y fue perdiendo la capacidad de crear situaciones favorables cerca del área rival.

Paulatinamente se fue quedando sin ideas, principalmente por la floja actuación de Zeballos y el paraguayo Romero, y a la vez dejándose atrapar por la telaraña del Timao, que jugó todo el partido pensando en los penales y sin importarle que Agustín Rossi sea un espectador privilegiado.

Claro que terminados los 90’, el ‘1’ xeneize pasó a ser el gran protagonista de la noche. Rossi estuvo cerca de darle la victoria a Boca al detener dos penales, a Raúl Gustavo y Bruno Melo, pero el Pipa Benedetto, en una noche para el espanto, marró el quinto penal de la serie y dejó pasar la chance de la victoria.

Cássio contuvo los disparos a Villa y a Ramírez, en el octavo penal, y le dio el pase a su equipo y decretó una nueva noche triste para Boca en la Libertadores.


Corinthians se cruzará en cuartos de final con Flamengo o Deportes Tolima, que se enfrentarán este miércoles en Río de Janeiro con ventaja del equipo brasileño que se impuso por 1-0 como visitante en el encuentro de ida.



Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Boca eliminado de la Libertadores: otra noche triste para el Xeneize en la Copa