Como en Qatar, Montiel pateó el penal de la gloria y le dio el título de la Europa League al Sevilla

Los andaluces, máximos ganadores de la competencia, se quedaron con el séptimo título al vencer a la Roma en los penales por 4-1 (1-1 en los 120'). El disparo final fue de Gonzalo, en una situación idéntica a la final del Mundial con la Selección Argentina ante Francia.

Todos los caminos conducen a Sevilla, quien confirmó una vez más que no tiene rivales cada vez que juega una final de Europa League. El equipo más ganador de la competencia llegó a las siete conquistas, y con cinco argentinos en su plantel, superó a la Roma de Paulo Dybala en la final jugada en el Puskas Arena de Budapest.

El destino del partido le regaló un nuevo guiño histórico a Gonzalo Montiel, quien convirtió el cuarto penal de la definición (4-1) luego de que el partido finalizara igualado 1-1 en los 120 minutos reglamentarios.

Al igual que en la final del Mundial de Qatar ante Francia, Montiel convirtió el penal decisivo que le dio el triunfo a los andaluces que tienen en su plantel a Lucas Ocampos (titular), Erik Lamela (ingresó al inicio del ST), Alejandro Papu Gómez (no ingresó) y al zapalino Marcos Acuña, quien se perdió la final por haber sido expulsado en la semifinal ante la Juventus.

El lateral argentino ejecutó dos veces su disparo, ya que en la primera ocasión Rui Patricio le había atajado su remate pero el arquero se había adelantado, por lo que Montiel tuvo que volver a patear. Esta vez no falló y con un movimiento similar al penal ante Francia en Qatar, le dio el título al Sevilla.

Sevilla mantuvo su hegemonía en la Europa League, que ganó en 2006 y 2007 como Copa de la UEFA y cuatro (2014, 2015, 2016 y 2020) con la denominación actual que rige desde 2009. El ganador además de sumar un trofeo para sus vitrinas, quedó clasificado para la próxima edición de la Liga de Campeones.

Por el lado de la Roma, una victoria en Budapest le hubiera permitido al DT portugués José Mourinho de ser el primer entrenador en ganar esta competición con tres equipos diferentes, los anteriores Porto de Portugal (2003) y Manchester United inglés (2017).


Mourinho sorprende con Dybala como titular


Ya veterano en este tipo de partidos, Mourinho volvió a esconder sus cartas al poner de titular a Paulo Dybala pese a que en la previa dijo que estaba para jugar “20 o 30 minutos” en la final.
La Joya arrastra problemas en el tobillo desde hace un mes, aunque estaba lo suficientemente recuperado como para comenzar desde el inicio.

En el Sevilla, por su parte, la única novedad fue la entrada del brasileño Alex Telles en el lateral izquierdo por el neuquino Marcos Acuña, expulsado en semifinales contra la Juventus. Lucas Ocampos fue el único argentino titular, mientras que Gonzalo Montiel, Papu Gómez y Erik Lamela estuvieron en el banco.


El partido transcurrió sin grandes sobresaltos en la primera media hora, sólo una atajada de Bono había sido lo más destacado en las áreas. Hasta que a los 33′ llegaría la aparición de Dybala para inclinar el juego para la Roma.

Bryan Cristante recuperó un balón en la mitad de la cancha y en la misma jugada asistió a la Joya, que ingresando al área metió un zurdazo cruzado para vencer al arquero del Sevilla.

Antes del cierre de la primera mitad, el Sevilla estuvo cerca de la igualdad con un disparo desde afuera del área de Ivan Rakitic, que dio en la base del palo izquierdo del arco defendido por el portugués Rui Patrício.

Para el comienzo del complemento, el DT sevillista José Luis Mendilibar mandó a la cancha a Erik Lamela, el héroe de la semifinal ante Juventus, a fin de lograr una mayor conexión ofensiva.

Los andaluces tuvieron un mayor volumen de juego y eso se tradujo en el marcador cuando Lucas Ocampos tiró un centro buscando a Youssef En-Nesyri, pero Mancini se interpuso en el envío y venció a su propia valla.

La Roma tuvo el segundo a los 21′, pero en una jugada confusa Roger Ibañez terminó pifiando el remate final. Un minuto después, Dybala, que había llegado con lo justo, salió reemplazado por Georginio Wijnaldum.

A los 30′ el destino del partido pudo haber cambiado cuando el árbitro Anthony Taylor marcó una falta en el área sobre Lucas Ocampos. Sin embargo, el juez inglés fue a revisar la jugada al monitor del VAR y modificó su fallo.

Casi de inmediato lo que reclamaron penal fueron los jugadores de la Roma, por una mano en el área de Fernando, que el árbitro inglés entendió que fue casual.

Si bien el Sevilla fue superior a la Roma en el balance del juego del segundo tiempo, no pudo trasladar su dominio al marcador y la final se fue al alargue. En Sevilla ingresó el campeón del mundo Gonzalo Montiel por Jesús Navas en el lateral derecho.

El argentino tuvo su chance sobre el final del alargue, al filtrarse en el área de la Roma tras un lateral, pero su centro atrás no pudo ser capitalizado.

La Roma intentó ganarlo a través del juego aéreo, tuvo sus chances y la más clara fue sobre el final cuando Smalling estrelló su cabezazo en el travesaño. No hubo tiempo para más y la final se fue a los penales.

Allí los andaluces fueron más efectivos y convirtieron a través de Ocampos, Lamela, Rakitic y Montiel.

Mientras que en la Roma solo convirtió Cristante, mientras que Mancini, responsable del empate del Sevilla, perdió el duelo ante Bono mientras que Ibañez estrelló su remate en el palo.

Como en Qatar, el penal de Cachete desató la euforia del festejo, esta vez en Budapest, mientras que por el lado de los romanos, la tristeza invadió a Dybala, quien había sido reemplazado en el ST.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Llegaste al limite de notas permitidas en el mes

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora