El Saocom 1B, el satélite pensado por dos mujeres

Una ingeniera y una física de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) son las líderes de la misión que tuvo a Invap como contratista principal.





La ingeniera Josefina Peres y la física Laura Frulla al pie del avión y con el Saocom 1B embalado, detrás. Fotos: Alfredo Leiva

El Saocom 1B tenía previsto despegar sobre el enorme avión Antonov a las 4 de la mañana de hoy, pero ayer por la tarde lo despidió el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, que destacó a las dos mujeres que lideraron la construcción del satélite: la física Laura Frulla y la ingeniera Josefina Peres.

El avión iba a hacer escala esta madrugada en Santiago de Chile y luego partiría a Cabo Cañaveral, en Florida, Estados Unidos, adonde aterrizará en las instalaciones de la empresa que lo lanzará al espacio Spacex.

No es la primera vez que una científica tiene un papel destacado en la carrera espacial argentina. La ingeniera Ana Caumo, de Invap, tuvo la última palabra en el lanzamiento del Arsat-1, hace cinco años. Ella dio el OK.

Frances Guzmán Jolly, la “jefa” arriba del avión Antonov.

La dupla Frulla-Peres habían sido las líderes también del Saocom 1A, que se lanzó en 2017.

Y en el Antonov 124-100 de la empresa Volga-Dneper la voz de mando la tiene Frances Guzmán Jolly, la gerenta de Operaciones para América latina, que es la única mujer que voló a bordo del enorme avión construido hace 25 años en Rusia hasta nuestro país.


Constelación

Los dos satélites conforman una constelación junto con Italia para la observación de la tierra a través de un sistema de microondas que atraviesa nubes y hasta los primeros centímetros de la superficie. Ayudarán a prevenir catástrofes (sequías o inundaciones) y a planificar la agricultura.

Buena parte de la grey peronista de Río Negro se reunió en la tarde de ayer en el aeropuerto de Bariloche para despedir al satélite que construyó Invap a pedido de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

Cafiero llegó más tarde de lo previsto. En una tarde calurosa pero con viento hubo, por un momento, un tiempo muerto para científicos y dirigentes políticos de fuerzas opuestas (o, lo que es peor, de un mismo partido pero de veredas opuestas).

“Tantas veces escuchamos y nos vemos envueltos en peleas -destacó Cafiero en su discurso-. Nos cuentan las veces que nos caemos, que en el año tal pasó tal cosa, que tal se peleó con cual. Sin embargo ésta es la demostración de que los argentinos y las argentinas sabemos ponernos de pie, llevar adelante los proyectos trascendentes y continuar políticas de Estado independientemente de los colores políticos de la administración. Eso está en nuestro ADN”, despertó aplausos.

Invap se prepara ahora para otro proyecto de la Conae: el satélite Sabiamar (Satélite Argentino-Brasileño para Información del Mar), aunque es incierto si el gobierno de Jair Bolsonaro se mantendrá dentro del plan. Frulla y Peres volverán a iniciar un que ya conocen.

En los gazebos que armaron para servir un refrigerio se respiraba un aire de recuperación. La semana pasada otra empresa estatal, pero nacional, Arsat, anunció que retomará el plan de construcción de satélites geoestacionarios de comunicaciones, con la tercera versión; los primeros dos ya orbitan a 36.000 kilómetros de la Tierra y venden servicios de todo tipo (TV, telefonía, datos) con la capacidad colmada (hasta cierto punto porque hay una demanda instantánea a la que hay que responder).


Cafiero valoró a los científicos y las políticas de Estado


El Jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, presidió ayer la ceremonia de despedida del satélite Saocom 1B y subrayó que el logro gestado por Invap y por otras empresas de tecnología se inscribe en una “política de Estado” iniciada en 2007.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, presidió la ceremonia, que se realizó en el aeropuerto de Bariloche.

Remarcó esa fecha y mencionó al entonces presidente Néstor Kirchner como el responsable de “avanzar fuertemente con este tema”, pero dijo que si hoy la Argentina puede continuar con el lanzamiento de satélites es por el esfuerzo “de las científicas y científicos”, a los que reconoció por “haber llevado adelante esta tarea maravillosa”.

Aunque recordó que la continuidad del plan satelital tropezó con la “ralentización” impuesta durante la presidencia de Mauricio Macri, Cafiero evitó cualquier tono de revancha con el gobierno anterior.

Con el gran avión Antonov a sus espaldas, que todavía exhibía su nariz izada para facilitar la carga del Saocom, el Jefe de Gabinete dijo que el proyecto satelital es también un ejemplo de federalismo y rescató a “las capacidades que va a agregar esta tecnología para el sector agropecuario y para mitigación de desastres naturales”.

Antes hablaron también el embajador de Italia, Guiseppe Manzo, el ministro de Ciencia y Tecnología Roberto Salvarezza y la gobernadora Arabela Carreras, quien dijo que la palabra más escuchada en la previa del acto fue “emoción” y que el logro de Invap y del plan satelital tienen un especial significado “en estos tiempos desafiantes que hoy atraviesa la Argentina”.

Opinó que la crisis actual es “circunstancial” y coincidió con Cafiero en que la Argentina debe recuperar sus políticas de Estado en materia de ciencia y tecnología.

“Cuando hablamos de tecnología hablamos de miles de millones de personas que podrán vivir mejor”, dijo Carreras, que llegó acompañada del ministro de Gobierno, Rodrigo Buteler y el diputado Luis di Giacomo.


Comentarios


El Saocom 1B, el satélite pensado por dos mujeres