Después de tres años, la PIAP vuelve a producir

En 90 días se harán los primeros "goteos" de agua pesada. Hay 117 toneladas colocadas en el mercado. La puesta a punto de Atucha II permitirá que la planta funcione a pleno en el 2005.

NEUQUEN (AN).- Después de permanecer tres años inactiva, la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) comenzó a funcionar nuevamente. La reactivación llega como resultado de las negociaciones que durante la semana pasada mantuvieron en Buenos Aires representantes de los trabajadores de la planta con el ministro de Planificación y Servicios de la Nación, Julio De Vido, y el secretario de Energía, Daniel Cameron.

La puesta en marcha de la planta comenzó el viernes pasado y se espera que la primera partida de agua pesada, un refrigerante para centrales nucleoeléctricas, comience a producirse en un plazo no mayor a 90 días.

Fernando Lisse, integrante del directorio de la ENSI por los trabajadores, dijo que Nación girará 5.400.000 pesos además de los 13 millones que destinaba anualmente para la mantención de la planta. Este último monto constituyó desde su paralización el soporte financiero excluyente de la PIAP. A esto se agrega la cancelación de una deuda que el ministerio de Economía mantenía con ENSI por 2.400.000 pesos. Esa suma ya está en la cuenta bancaria de la empresa neuquina.

Los 5,4 millones adicionales en aportes del tesoro nacional servirán para efectuar reparaciones y realizar anticipos en concepto del pago de consumo de energía para el proceso de arranque, el principal inconveniente con que chocó la reactivación desde su paralización en setiembre de 2000.

A partir de noviembre, el gobierno girará 500.000 dólares mensuales para pagar el consumo de gas y electricidad de la PIAP, estimado en unos 27 megavatios. Este último monto en dólares será tomado como un préstamo que comenzará a cancelarse con el ingreso de las primeras divisas por ventas de agua pesada, a partir de 2005.

En la rueda de prensa donde dio a conocer la reactivación, Lisse aseguró que en 90 días empezarán los primeros "goteos" de agua pesada. Reveló que hay unas 117 toneladas del producto que podrían colocarse en el país y en Alemania, Corea y Estados Unidos Los trabajadores de la PIAP esperan que con la puesta en marcha de la central nuclear de Atucha II, el complejo de Arroyito esté funcionando a pleno en el 2005. Los trabajos en la central nuclear se iniciarían en el primer semestre de 2004. Es el compromiso que se llevaron de Nación. El objetivo de máxima de los trabajadores que negociaron con el gobierno del Presidente Nésto Kirchner es asegurarse un horizonte de producción para los cuatro años próximos y de esta manera colocar en el mercado lo que se produzca en Arroyito.

Según Lisse, la reactivación podría lograr el interés de inversores privados para anexar a la PIAP una planta de fertilizantes. Dijo que ya "hay inversores dispuestos a firmar un convenio con la Comisión Nacional de Energía Atómica para encarar el emprendimiento". Aunque no especificó de quiénes se trata ni cuándo podría darse esto.

Raúl Vila, jefe de prensa de la PIAP, cuyo mayor accionista es el gobierno provincial, dijo que "no vamos a emitir una opinión oficial" sobre la reactivación hasta tener más información. En cambio, los trabajadores de la planta nucleados en ATE pusieron de relieve "la voluntad del gobierno nacional por reactivar la planta y dijeron que el "gobierno provincial no quiso poner ni un sólo centavo en los últimos tres años para reactivarla".


Comentarios


Después de tres años, la PIAP vuelve a producir