Deuda neuquina: una herramienta de la política partidaria

Neuquén es una de las Provincias más endeudadas del país y el Gobierno insiste en tomar más compromisos en un año electoral donde, tradicionalmente, los fondos se repartes sin ningún tipo de control.

El gobernador Gutiérrez busca profundizar el endeudamiento de la provincia para poder garantizar los acuerdos con los sindicatos.

El gobernador Gutiérrez busca profundizar el endeudamiento de la provincia para poder garantizar los acuerdos con los sindicatos.

Pese a los innumerables pedidos, el Gobierno neuquino no comparte los números del presupuesto.

Este tipo de conducta muestra la falta de empatía que tiene la administración Gutiérrez con la transparencia de sus actos relacionados a las finanzas públicas.

El tema no es menor. La corta historia económica de la Provincia nos muestra el progresivo deterioro que sufren las cuentas públicas en las últimas décadas y el rol que ha tenido la deuda pública para compensar los desvíos generados por el desproporcionado incremento del gasto público.

Este último pedido de endeudamiento va en línea con lo mencionado. Las promesas políticas y los acuerdos alcanzados con los gremios, en un año electoral clave para el Gobierno, garantizan los votos de ciertos sectores de poder de la Provincia, pero condiciona aún más el futuro de todos los neuquinos. De esta manera, la deuda pública pasa a ser una herramienta más de la política partidaria de la Provincia.

La bibliografía económica señala que, con prácticas transparentes, se puede mejorar rápidamente la eficiencia de la utilización de los recursos públicos. Pero para ello se necesita contar con la voluntad política de implementar este tipo de reformas.

Por otra parte, la Constitución Nacional es clara en referencia al derecho que tiene todo ciudadano sobre la información pública y las obligaciones que le competen a las autoridades de entregarla.

Neuquén es una de las Provincias más endeudadas del país y el Gobierno insiste en tomar más compromisos en un año electoral donde, tradicionalmente, los fondos se repartes sin ningún tipo de control.

Los últimos datos que maneja el ministerio de Economía de la Nación señalan que el stock de pasivos de la administración Gutiérrez supera los 116.000 millones de pesos. La cifra más que duplica la deuda per cápita que tiene Río Negro, por dar un ejemplo cualquiera, y refleja la dimensión que tiene los fondos de los que hablamos.

Esta claro que el Gobierno neuquino busca la aprobación para un mayor endeudamiento, pero dando la espalda a la ciudadanía al no transparentar sus cuentas públicas.

En este contexto debe entender que el acceso a la información es uno de los pilares fundamentales para sostener la República.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Deuda neuquina: una herramienta de la política partidaria