Día de la madre: cerca pese a los 3.000 kilómetros de distancia

Yésica vive en Jacobacci y por primera vez en tres años pasará su día con su hijo. Pero su hija sigue en Neuquén, estudiando, y su mamá, que hoy cumple 74, está en Salta.





“ Es un momento complejo el que estamos viviendo, pero creo que va ser el mejor día de la madre que voy a pasar”, dice Yesica Gómez, quien después de tres años, hoy podrá celebrar su día con uno de sus hijos.
Esta docente llegó a Jacobaccci desde Salta hace 14 años para trabajar en la Escuela Especial 23 y “a criar a sus hijos” según afirma.
En Embarcación, su pueblo natal, una localidad que está al norte de Salta y que tiene unos 43 mil habitantes, dejó a gran parte de su familia.


Desde entonces inició una nueva vida en la Patagonia, a casi 3000 kilómetros de orígenes.
Yesica resalta la apertura que tuvo la comunidad de Jacobacci con ella y con sus hijos y admite sentirse como “una jacobacina más”.
Resalta la tranquilidad de la ciudad y la cordialidad de los vecinos y se muestra “muy agradecida”.


Luego de egresar del secundario, sus hijos Melisa (23) y Agustín (21), se mudaron a Neuquén y a Salta respectivamente, a seguir estudiando Administración de Empresas ella y Nutrición, él.
Fue una separación abrupta y hasta un poco dolorosa, pero necesaria. El deseo de progresar y formarse llevó a los jóvenes a emprender otros destinos y permanecer durante meses lejos de su madre.
Pero esta pandemia hizo que el varón regrese a Jacobacci. Y ahora, no puede volver a Salta. Yésica cuenta que “cuando se decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, las opciones eran irse junto a sus hijos y traerlos junto a ella”.


A fines de marzo, Melisa y Agustín volvieron a Jacobacci, pero en mayo, la hija debió regresar a Neuquén.
“Fue un momento decisivo. O me iba con mis hijos o ellos se venían conmigo. Vinieron los dos, pero Melisa tuvo que volverse. Desde mayo que no la veo. Es muy ´mamera´ y ahora quería venir, pero si lo hace tiene que cumplir el aislamiento por 14 días y no puede porque tiene que volverse. Por suerte, Agustín se quedó conmigo y después de 3 años, este día de la madre, al menos lo voy a pasarlo con uno de mis hijos. Por eso creo que va a ser unos de los mejores días” agrega.

El mismo día


Como al resto de la sociedad, la emergencia sanitaria COVID-19 la sorprendió y la obligó a cambiar hábitos.
“Nadie estaba preparado para vivir esto. Tuvimos que amoldarnos y vamos llevándola adelante como podemos. Aprendiendo a convivir y cuidándonos mucho. Por suerte, ninguno en mi familia, se contagió. Y, a pesar de que estamos lejos y no podemos pasar este día en familia como quisiéramos, lo más importante es que todos estamos bien”, afirmó.


La docente se acordó también de sus compañeras de trabajo, amigas y mamás de sus alumnos a quienes les deseó un felíz día.
Además de celebrarse su día, este domingo es el cumpleaños de Nimia, la mamá de Yesica. La nostalgia y la emoción embargan a la docente.
“Desde que me vine, hace 14 años, que no paso un día de la madre como mi mamá. Estamos a 2.840 kilómetros y no es fácil ir y volver en épocas normales, menos ahora, en pandemia. Este domingo es especial porque coincide con su cumpleaños. Cumple 74 y me hubiera gustado estar con ella. Pero sé que no se puede. Por suerte la tecnología nos brinda la posibilidad de acercamos, a pesar de estar lejos” agregó.
Junto a sus hijos y al resto de la familia, Yésica organizó una reunión virtual para poder “celebrar en familia” el día de la madre el cumpleaños de Nimia.


Comentarios


Día de la madre: cerca pese a los 3.000 kilómetros de distancia