Dique Ballester, un paseo desde el inicio de la historia

Conjuga un sitio de atracción turística en crecimiento y una de las obras monumentales de principio del siglo XX



Como el “había una vez” de los cuentos, el Dique Ballester es el inicio de todo. Es una de las obras más monumentales del siglo XX y una buena opción para conocer y aprender. Une Barda del Medio con Vista Alegre, y se postula como destino de lujo.

El dique, construido a principios del siglo XX, fue la piedra de toque de los valles productivos de Río Negro. A 30 kilómetros de Cipolletti, es un lugar de fácil acceso y sin costos para pasar un día agradable junto al Río Neuquén. Tiene sectores con fogones y baños en el balneario Municipal.

Si se elige para pasar una jornada de otoño se puede recorrer el Paseo de la Costa, el canal principal de riego, el parque de maquinarias, el reloj de sol y el faro, entre otros lugares.

Con los colores ocres de estos días es ideal para los aficionados que quieren salir a hacer un safari fotográfico. Se puede ir al Avistadero de Aves en una de las islas o caminar hasta el Mirador Turístico Virgen María Auxiliadora en zona de bardas en Contralmirante Cordero.

Gentileza: Museo del Riego.

Un Museo que reúne la historia


Los que lleguen hasta allí, pueden ir al Museo del Riego, ubicado en la localidad de Barda del Medio. En sus salas se atesoran más de 2.000 fotografías tratadas digitalmente, maquinarias, centrales telefónicas, documentación y los manuales originales de la mayoría de las máquinas compradas para el proyecto, en excelente estado de conservación.

Foto: Gentileza Museo del Riego.

Los visitantes pueden observar diferentes instrumentos utilizados en la construcción de la obra así como artefactos de principios de siglo XX.

Para tener en cuenta

9 a 18 horas
el horario del Museo, que está abierto de lunes a viernes.
100 pesos
El valor de la entrada

Esta grandiosa construcción no sólo atrae por el paisaje y la tranquilidad, sino por la historia que está detrás. En el 1900 bajo la dirección del Ing. César Cipolletti, se empezaron los trabajos del dique para mejorar el riego en la región, controlar las crecidas de los ríos e incrementar el cultivo.

En un principio se cultivaba alfalfa, maíz, trigo y cebada. Hoy en día, el dique está como hace cien años y sigue dando vida a los valles.

Los fines de semana hay que comunicarse al teléfono (0299) 4908049 para coordinar la visita. El Día del Trabajador está cerrado.


Comentarios


Dique Ballester, un paseo desde el inicio de la historia