Duró poco el "efecto Fed"

El efecto del recorte de tasas de interés anunciado por la Reserva Federal de EE.UU no duró mucho, ante el creciente pesimismo por el futuro de la economía mundial y provocaron una jornada volátil en los principlaes mercados del mundo.

Las bolsas de Nueva York y Latinoamérica cerraron ayer en lijera baja, en tanto los principales mercados de Europa se movieron en forma irregular. En Asia, la bolsa de Tokio cerró en alza, al igual que Hong Kong y Shanghai.

El índice Dow Jones cayó un 1,12 por ciento a 8.824,34 puntos, mientras que el índice S&P perdió 0,96 por ciento hasta las 904,42 unidades. El índice Nasdaq, en tanto, cedió 0,67 por ciento y se ubicó en los 1.579,31 puntos.

Tras adentrarse brevemente en el terreno positivo, las acciones oscilaron en las últimas horas de contratación al ponderar los inversionistas la marcha de la economía, el aumento de los despidos, la amenaza de una deflación y la magnitud de las medidas adoptadas por la Fed.

Algunos inversionistas también vieron el agudo recorte de tasas de la Fed como una indicación de lo espantosas que están realmente la crisis financiera global y los problemas económicos.

El anuncio de fuertes pérdidas en el cuarto trimestre por el banco de negocios Morgan Stanley ofreció "una buena excusa para tomar ganancias" desde la apertura, señaló Peter Cardillo, de Alaron Partners. "Ayer (martes) el mercado subió demasiado rápidamente y ahora se trata de ver qué dirección va a tomar, pero por ahora no hay nada concreto en qué basarse", dijo Gregori Volokhine, de Meeschaert New York.

En América Latina, el Bovespa brasileño perdió 0,12 por ciento, y el Merval argentino sorprendió con una ganancia de 0,4 por ciento, con lo que anotó 11 alzas consecutivas.

En Europa, el índice británico FTSE 100 avanzó 0,35%; el alemán DAX perdió 0,46%, y el índice francés CAC-40 cayó 0,30%.

En cuanto a los mercados bursátiles asiáticos de referencia, en Japón el índice Nikkei subió 0,52%, mientras que en Hong Kong el indicador Hang Seng ganó 2,18%.


Comentarios


Duró poco el «efecto Fed»