¿Puede bajar más el dólar?: el mercado celebra el superávit fiscal y los resultados del plan de Milei

Los principales tipos de cambio operan a la baja, sin embargo, los economistas advierten por la sostenibilidad del ajuste en el largo plazo. ¿Qué frentes podrían golpear el programa de gobierno?

El dólar blue cerró este jueves con una baja de treinta pesos, a $1.085 en la City porteña. En el segmento bursátil, el dólar contado con liquidación (CCL) cayó 2,2%, a $1.089,61, mientras que el dólar MEP descendió un 2,7%, para ubicarse en $1.043,16.

Tras la derrota del proyecto de Ley Ómnibus, el Gobierno de Milei retomó la agenda al redoblar su convicción sobre la disciplina fiscal y monetaria, al lograr anotar varias victorias. La más relevante fue la decisión de emitir tres billones de bonos en pesos por encima de las necesidades de rollover y utilizarlos para recomprar AL35 al Banco Central (42% del circulante), tuvo un superávit financiero por primera vez desde 2012 y una inflación de 20,6% en enero.

En tanto, en una entrevista televisiva, Luis Caputo anticipó que la inflación va a estar más cerca de 10% que de 20 por ciento y que se verá una baja sustancial por el control fiscal y monetario. «Una cosa es recomposición de precios relativos y otra es inflación. La parte buena es que si sacás el efecto de recomposición, la inflación está bajando fuerte«, aseguró.

En cuanto al atraso cambiario, resaltó que el tipo de cambio real es el reflejo de las expectativas, dado que estábamos ante «la peor situación económica de la historia», por lo que estimó como injusto comparar contra ese tipo de cambio. «En cualquier plan de estabilización, las variables se reacomodan. Si tenés superávit comercial, se va a apreciar el tipo de cambio. La inflación por ahora baja más rápidamente que lo que la media de economistas esperaban».

Al respecto, fuentes de mercado consultadas señalaron que la estrategia del Gobierno es «ambiciosa», porque no teme pagar los costos políticos en pro de sostener su estrategia fiscal y monetaria, lo que «derrumbó» la brecha cambiaria.

Sin embargo, advirtieron por la falta de músculo político en el Congreso y su falta de operadores para construir consensos, «que pueden derrumbar las iniciativas económicas del oficialismo«, en un contexto sumamente desafiante a nivel interno como externo.


Los economistas advierten por la sostenibilidad del ajuste de Milei sin reformas aprobadas por el Congreso


De acuerdo con Martín Polo, estratega en Jefe de Cohen, la administración libertaria arrancó a puro shock, producto de que al shock cambiario le siguió un shock fiscal y pese a la dura derrota en el Congreso por la Ley Ómnibus, insiste en que el déficit no se negocia y en pro de ello no le teme a una feroz licuación del gasto. Sin embargo, señaló que, si bien esto tiene su efecto de corto plazo en una notable mejora en el frente externo y fiscal para anclar expectativas y quitar presión a la inflación, también tiene su lado negativo: una fuerte caída del nivel de actividad, la licuación del ahorro y una tasa de pobreza en alza.

«Entre lo políticamente incorrecto y lo económicamente correcto, el mercado prefiere destacar lo segundo. En la última semana lo reflejó con una notable suba de bonos soberanos en dólares y el derrumbe de la brecha cambiaria. La euforia se controla mirando la película de fondo: el excedente cambiario se da porque el cepo sigue vigente y la mejora del resultado fiscal se apoya en licuar gasto, por lo que para hacerlo sostenible se requiere un programa fiscal de fondo que indefectiblemente debe pasar por el Congreso«, precisó.

Para el economista, el plan de estabilización sigue en pie, pero sin dudas Milei deberá mejorar su capacidad de negociación y consenso para avanzar en reformas duraderas y salir de la urgencia. Además, señaló que si bien el gobierno promete que el superávit no se negocia, no observa como posible que las cuentas públicas puedan mejorar de manera sostenible, dado que sin una reforma en la estructura del gasto, consensuada en el Congreso, será imposible lograr el superávit fiscal sin una alta conflictividad política y social.

«Mientras el BCRA sigue subiendo el tipo de cambio oficial al 2% mensual, el TCRM ya perdió un 30% de lo que ganó tras el salto cambiario del 13 de diciembre, los precios de los dólares financieros se desplomaron a lo largo de toda la semana. Luego de esta baja, el dólar CCL medido en términos reales regresó a valores de diciembre del 2019. Con la reducción de la brecha, el dólar blend para exportadores -80% de tipo de cambio oficial y 20% al CCL- bajó a $893″, calculó.


Qué evalúan que pasará con el dólar: «Puede subir pero…»


Para el economista Salvador di Stefano el dólar de equilibrio al momento de asumir el 10 de diciembre de 2023 era de $ 1.558, mientras que en la actualidad el dólar de equilibrio se ubica en $ 1.667. Sin embargo, señaló que todos estos números «hay que dejarlos de mirar», porque la realidad es que el gobierno ya no tiene déficit fiscal, no tiene necesidad de emitir, el aumento de las tarifas les quita rentabilidad a las empresas, los aumentos de precios generan una alta recesión, y no hay pesos en el mercado.

«El precio del dólar se ahoga ante la falta de pesos, no hay billetes para salir a capturar el precio del dólar blue, y se recurre a la venta del dólar MEP o CCL para salir a buscar liquidez y cubrir el rojo de las empresas. Para expresarlo mejor, puede subir, pero difícilmente lo haga a igual ritmo que la inflación«, señaló.

Según el especialista, el segundo semestre del año 2024 Argentina debería lograr un nuevo acuerdo con el FMI, por eso para esa fecha se espera una re-adecuación de muchos precios en la economía, y especialmente en materia financiera. Además, adelantó que la baja del dólar futuro muestra que no está en el horizonte inmediato una devaluación del peso, por lo que estimó el dólar mayorista seguirá un sendero de micro devaluaciones hasta el segundo semestre del año 2024.


Qué frentes pueden afectar el plan del Gobierno


Por otro lado, el economista Sergio Rodríguez explicó que, más allá de la tranquilidad que experimenta la plaza cambiaria, el mercado «debe seguir en alerta» a los dos frentes que se le pueden llegar a abrir al gobierno y derrumbar las expectativas de los agentes económicos.

Por el lado externo, los nuevos datos económicos en Estados Unidos anticipan que la postura monetaria de la Reserva Federal podría llegar a ser más agresiva de lo esperado, por lo que si eso sucediera generaría rebalanceos financieros que sacuden valuaciones y disparan movimientos de vuelo a la calidad, impactando en los dólares libres.

Por otro lado, en el frente interno, el problema de la «calle» también le podría llegar a generar dolores de cabeza a Milei, dado que los niveles de pobreza se encuentran en niveles alarmantes y «probablemente superen el 50% en las próximas mediciones», poniendo en riesgo su plan de estabilización de la economía y de anclar las expectativas.

Con información de IProfesional


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios