Qué es el “burnout” o síndrome del “trabajador quemado”

Los cambios radicales que trajo la pandemia generan cansancio extremo y estrés en la fuerza laboral. Cuáles son los factores que disparan la problemática, cómo identíficarlos y los tips para lograr una sana convivencia en el ambiente laboral.

Redacción

Por Redacción





Trabajador quemado. El síndorome que afecta a miles de personas en el mundo tras los cambios que trajo la pandemia.

El ámbito laboral es uno de los que más ha sentido el impacto de los cambios que trajo consigo la irrupción del Covid en marzo del 2020.

El resorte que amortiguó esos cambios y sostuvo el funcionamiento de la rueda de producción de bienes y servicios, fue el recurso humano. Personas de carne y hueso que debieron adaptar de golpe y sin capacitación previa su forma de trabajar, dejaron de socializar con sus compañeros y jefes, cambiaron rutinas, hicieron convivir su espacio laboral con las labores hogareñas, o estuvieron conectados y disponibles de forma flexible.

Con ese marco y tras casi dos años en los que la inestabilidad, la incertidumbre y los permanentes cambios han sido moneda corriente, la fuerza laboral comienza a mostrar signos de agotamiento.

Uno de ellos es el conocido como “burnout” o “síndrome del trabajador quemado”. El mismo se produce por las presiones y el estrés crónico, y se manifiesta mediante un estado de agotamiento físico y mental que se extiende en el tiempo y puede llegar a alterar la personalidad y la autoestima de trabajadores y trabajadoras, e incluso suele requerir el tratamiento de profesionales de la salud.

El burnout o sindrome del trabajador quemado se manifiesta mediante un estado de agotamiento físico y mental que se extiende en el tiempo.

Un reciente informe de la consultora Randstad, especializada a nivel global en la gestión de recursos humanos, detalla cuáles son los indicadores más comunes que revelan la presencia de burnout en los colaboradores del equipo de trabajo.

Los expertos en gestión de talento de Randstad destacaron los siguientes cinco factores.

1. Ausencia de motivación

Una señal clave de burnout es la falta de motivación para realizar cualquier tipo de tarea. La persona no tiene energía y se agobia pensando en todas las obligaciones y compromisos que debe cumplir, pierde el entusiasmo y hasta puede sentir rechazo hacia su trabajo y la compañía para la cual trabaja.

2. Falta de concentración y dificultad al tomar decisiones

El cansancio extremo también puede generar dificultades para la toma de decisiones en el lugar de trabajo. Una decisión correcta y efectiva requiere de un esfuerzo cognitivo alto, de claridad de pensamiento y de un permanente nivel de concentración, habilidades que se ven seriamente afectadas bajo los efectos del burnout.

Físico y mental. El agotamiento que sienten las personas.

3. Problemas vinculares y aislamiento

El agotamiento también influye en la manera que tenemos de relacionarnos con jefes y compañeros de trabajo, haciendo que quienes sufren el síndrome del trabajador quemado tiendan a aislarse y convertirse en personas poco colaborativas.

4. Frustración, irritabilidad y negatividad

El estrés crónico saca lo peor de las personas, y las vuelve irritables, negativas, malhumoradas , quitando claridad y afectando el discernimiento. Cualquier problema laboral se torna personal, un comentario constructivo se asume como una crítica negativa, socavando el buen funcionamiento de los equipos y derivando constantemente en situaciones que tensan los vínculos.

5. Falta de resiliencia

Otro factor que caracteriza al burnout es la falta de resiliencia, es decir, la capacidad para superar un problema y salir fortalecido. Es natural que un fracaso, una mala noticia o una crítica haga que el trabajador o trabajadora se sienta momentáneamente mal, pero si el malestar o el enojo persisten, esto indica que hay algo más y que está afectando el buen desempeño y la relación con los colegas.

“El coronavirus puso nuestras vidas patas para arriba, transformándolo todo. Los alteración de nuestros hábitos cotidianos y de nuestra forma de trabajar, así como el acostumbramiento a un largo periodo de rutinas de bajo desplazamiento y limitada socialización se combinan con la sobrecarga de tareas al interior del hogar, dando como resultado un combo que puede impactar negativamente sobre la salud de los colaboradores”, manifestó Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

“En estos casos, el acompañamiento de la organización, y especialmente de los líderes de equipo, es clave para contener y acompañar a las personas que sufren burnout u otro trastorno derivado del estrés y el agotamiento extremo, para que consulten a un profesional de la salud y puedan tratarse”, agregó.

“El acompañamiento de la organización y los líderes de equipo, es clave para contener y acompañar a quienes sufren de burnout”

Andrea Ávila – CEO Randstad Argentina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció en 2019 al “burnout” como una enfermedad en su Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE-11).

Más allá de los casos extremos en los que es necesaria la intervención médica, los especialistas recomiendan una serie de tips que pueden contribuir a reducir los niveles de burnout en el equipo de trabajo. Entre otros el generar espacios lúdicos, momentos de relax y convivencia por fuera de las responsabilidades laborales, la redefinición de las tareas y de las metas a alcanzar para lograr el éxito en el trabajo, y el cambio de rutinas y de actividades mecánicas por otras que requieran el uso de la creatividad y la proacción.

En cada uno de estos aspectos, es esencial la decisión de la organización u empresa, a fin de contener la salud emocional y el buen rendimiento de los equipos de trabajo.


Temas

Covid Trabajo

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Qué es el “burnout” o síndrome del “trabajador quemado”