Eficiencia en los sistemas de calefacción en viviendas

La correcta elección de sistema y un buen aislamiento pueden definir el ahorro energético y monetario.



#

novedades

Una decisión clave para el ahorro energético en los hogares es la buena elección del sistema de calefacción. Las más eficientes son las calderas de condensación, que en promedio mejoran en un 42% a los equipos de tiro balanceado sin control de temperatura y en más de un 30% a los equipos con termostato. Esta es la idea que la firma Peisa difundirá en Batimat Expovivienda 2012.

En 2012 se ha instalado en los desarrollos de vivienda una variable clave, el edificio energéticamente eficiente. Esto es debido principalmente al nuevo contexto de la quita de subsidios y el aumento de tarifas residenciales, aunque se suma a la creciente preocupación de la sociedad por el medio ambiente. Una de las decisiones clave para el ahorro energético es la correcta elección de los sistemas de calefacción, ya que el consumo de gas en invierno supera el habitual en 2,5 veces, convirtiéndose en uno de los mayores consumos del hogar.

Peisa –fábrica de radiadores y calderas domiciliarias líder en el mercado local– subraya que el rendimiento expresa la medida de ahorro que se puede alcanzar y, cuanto mayor sea, más importante será el ahorro obtenido. En el caso de la calefacción con energía eléctrica, que tradicionalmente en Argentina ha resultado más costosa para el consumidor, Peisa ha desarrollado productos que ahorran un 30 por ciento en comparación con otros del mercado. “Esto es gracias a la capacidad de desconectarse automáticamente cuando llegan a la temperatura deseada, lo que estrechamente relacionado con el ahorro, ya que no disipan energía adicional. Además, se trata de productos limpios, que no emiten gases al ambiente, y muy fáciles de instalar”, comenta a eh! Mariano Salgado, gerente general de Peisa. También explica: “La mejor forma de analizar cuantitativamente el ahorro es sobre la base de un valor de la factura, es decir cuánto se puede ahorrar cada 100 pesos. Para el caso de los calefactores eléctricos, podemos asumir que en promedio mejoran en un 42% a los equipos de tiro balanceado sin control de temperatura. En el caso del radiador, su ahorro supera al tiro balanceado en un 33 por ciento”.

La calefacción por agua, respecto de la eléctrica, tiene otros beneficios económicos y de confort, como la posibilidad de combinarse con un servicio de agua caliente para consumo, lo que permite un mayor ahorro de energía. Este sistema tiene, además, otras ventajas como mayor estabilidad térmica, mejor sensación de confort –sin sofocamientos– y beneficios ambientales y para la salud –ya que no remueven el aire y emiten menos gases que el tiro balanceado–.

Adicionalmente, Peisa desarrolla equipos solares, en los que el ahorro en las boletas de servicios es total. Se trata de los colectores solares por termosifón, que permiten la producción de agua caliente para consumo domiciliario a través de un colector solar y un acumulador. Hay otras recomendaciones fundamentales para el usuario. La primera es aislar correctamente la vivienda, ya que eso reduce entre un 20 y un 40 por ciento el gasto de calefacción. Además es muy importante discernir el adecuado nivel de temperatura de confort, ya que en promedio, por cada grado que se aumente la temperatura se gasta un 8 por ciento más. Por esto conviene regular la temperatura del calefón o termotanque a 30 o 35 grados, así no se gasta energía en calentar demasiado el agua para luego tener que mezclarla con fría”, dice Salgado.

MÁS INFO: www.peisa.com.ar


Comentarios


Eficiencia en los sistemas de calefacción en viviendas