El 80% de los venezolanos se acercaron a las urnas



Elecciones en Venezuela 2012

Una avalancha ciudadana colmó este domingo los centros electorales de Venezuela, donde hoy se decide si el presidente Hugo Chávez gobernará durante otro mandato hasta 2019 o si la mayor parte de la población respaldará el cambio propuesto por el líder opositor, Henrique Capriles Radonski.

En un ambiente soleado sin precipitaciones ni incidentes violentos, los venezolanos acudieron masivamente a las urnas y con un entusiasmo desbordante para participar en esta consulta clave, en la que se define la continuidad de la llamada revolución bolivariana, iniciada por Chávez hace 14 años, cuando asumió la conducción del país.

En las calles, los centros electorales fueron inundados por votantes, en una consulta en la que estaban habilitadas 18,9 millones de personas, y el proceso, yendo en contra de todos los pronósticos que apuntaban a acciones violentas de grupos radicales, se realizó en un ambiente pacífico.

Los participantes lucían orgullosos el meñique derecho entintado, como confirmación de que habían ejercido el voto.

Todos los factores políticos participantes destacaron la sorprendente participación ciudadana, situada por las primeras estimaciones en aproximadamente un 80 por ciento.

Los analistas recordaron que las elecciones con mayor participación fueron las presidenciales de 2006, cuando Chávez ganó su primera reelección ante una abstención de poco más del 20 por ciento.

Este domingo, los venezolanos elegirán entre otorgarle a Chávez otro mandato de seis años, con los que podría completar su meta de 20 en el poder, o si aceptar la oferta de cambio de Capriles.

“Tengo seis horas en la fila y no pienso irme sin votar, así esté hasta la medianoche”, dijo Carlos Chirinos, un votante en las zona residencial de El Cafetal, en el este de Caracas. En muchas urnas se registraban demoras de hasta tres horas para votar.

En en el centro de la capital también hubo quienes encontraron el sistema rápido y muy sencillo. Ana García, ciudadana caraqueña, comentó que el sistema de votación facilitó el proceso.

“El proceso es realmente sencillo y rápido. No tardé ni un minuto, pero lo lento fue la fila por la cantidad de votantes. Ya la campaña electoral terminó y no se permite decir por quién voté. El voto el secreto”, señaló.

En algunos centros las filas se movieron lentamente debido a que hubo desperfectos en el sistema de identificación de las huellas que activaban las máquinas de votación, una forma electrónica que se agregó esta vez como “llave” para permitir el voto.

“Yo voté por el futuro. Hice un esfuerzo para venir desde Falcón (región del noroccidente) a Caracas. Nunca pude cambiar mi lugar de residencia y sigo votando en Caracas”, dijo Carmen Noguera.

Otros como José Rodríguez llegaron a votar desde Nueva York. Él aprovechó para acompañar al centro electoral a su madre, una señora con bastón que repartía copias de una oración por Venezuela a los compañeros de fila.

Chávez se presentó hoy una vez más levantando la bandera del socialismo y ofreciendo acabar con la pobreza para 2019, mientras que Capriles propuso reunificar a los venezolanos después de 14 años de polarización entre partidarios y opositores del mandatario.

El líder bolivariano, de 58 años, votó en el tradicional centro del barrio popular del 23 de enero, donde rechazó los comentarios que lo dan como un “tirano”, y dijo que en Venezuela hay una “democracia pujante, madura y en maduración”.

“El que quiera ver una democracia, venga a Venezuela y camine por las calles. Hay gente que cree que yo soy un tirano, pero el que quiera ver una democracia pujante, sólida, madura, venga”, recalcó.

Chávez saludó y abrazó a varios visitantes, entre ellos al actor estadounidense Danny Glover, a la colombiana Piedad Córdoba y a la guatemalteca Rigoberta Menchú, quienes estuvieron presentes como “acompañantes” internacionales para observar el proceso electoral.

El presidente destacó el sistema electoral avanzado y transparente del país y llamó a todos a esperar en calma los resultados, que el Consejo Nacional Electoral (CNE) emitirá en cuanto el cómputo arroje una tendencia irreversible.

Aseveró que su revolución bolivariana no depende de “un hombre” y que su movimiento ha sabido romper con el personalismo. En dicho contexto y sugiriendo un eventual revelo, el mandatario, quien pasó la mitad de 2011 y los primeros meses de este año tratándose un cáncer en el abdomen, mencionó a su vicepresidente Elías Jaua o el canciller Nicolás Maduro.

“Aquí este proceso no depende de Chávez, es un colectivo. Este humilde soldado ha sido traído aquí por un huracán, por una implosión”, dijo sobre su primer triunfo en 1998 sobre los partidos tradicionales Acción Democrática y el social cristiano COPEI.

Chávez también afirmó que podría llamar a Capriles esta noche, sin importar quién sea el ganador de la consulta.

Capriles, por su lado, ejerció su derecho al voto en una zona residencial del este de Caracas, en medio de una multitud de seguidores.

“Este es un día histórico. La votación masiva obedece a que los ciudadanos de este país quieren una sola Venezuela. Ese objetivo se consolidará esta noche”, indicó el abogado de 40 años.

Capriles no ha perdido ninguna de las elecciones en las que participó desde 1998, en las que ganó los cargos de diputado, alcalde y gobernador regional, y como un “ritual” hoy llevó los mismos zapatos con los que votó en cada una de esas consultas.

“Lo que el pueblo diga hoy es una palabra sagrada. La elección del día de hoy es muy divertida porque es entre invictos”, dijo, y agregó que Chávez será la primera persona a la que llamará después de que el Consejo Nacional Electoral anuncie los resultados.

Agencia DPA


Comentarios


El 80% de los venezolanos se acercaron a las urnas