El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, tras la renuncia de Dujovne

El recambio en la cartera de Hacienda pone de manifiesto el futuro del acuerdo con el Fondo monetario Internacional. Incertidumbre sobre el desembolso de USD 5.400 millones que llegaría en septiembre.



La renuncia del ex ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y su recambio por Hernán Lacunza, que se desempeñaba como ministro de Economía bajo el mando de María Eugenia Vidal pone de manifiesto el futuro del acuerdo con el Fondo monetario Internacional, y trae incertidumbre sobre el desembolso de USD 5.400 millones que se pensaba, llegarían a mediados del mes que viene.

Según señaló el portal Infobae, el acuerdo para que Dujovne siga en su puesto era avanzar con las reformas estructurales y garantizar un crecimiento en una, hasta hace no tanto, posible segunda gestión.

Sin embargo esto quedó trunco tras la dura derrota electoral del domingo, y dos consecuencias: los serios problemas en la gestión económica, y la reducción a una mínima posibilidad en la posibilidad de una reelección.

El conflicto para Dujovne fueron las medidas anunciadas en los días posteriores a las elecciones primarias, y que vuelven incumplible la meta de equilibrio fiscal que él mismo garantizó ante el FMI para este año.

El costo de los últimos anuncios aumentarán el "agujero fiscal", en lo que parece la intención del presidente Macri por evitar los efectos de la nueva devaluación en el bolsillo de los argentinos, de cara a la contienda electoral de octubre. Esto, señala el análisis de Infobae, no había ocurrido durante los tres años y medio de gestión.

El primer paquete de medidas (suba del mínimo no imponible de Ganancias, bono a estatales, nuevos planes de pago a PYMES, entre otras) tendrían un costo de $ 40.000 millones., y al respecto solo se manifestó que sería compensado con una "reasignación de partidas", pero sin brindar detalles.

A esto se suma la suspensión del IVA para 24 alimentos básicos hasta fin de año, sobre lo que no se informó el costo fiscal, pero según un informe elaborado por IARAF estimó alcanzaría los $ 11.400 millones, repartido entre Nación y provincias.

Además, el congelamiento de las cuotas en los créditos UVA aportará un achicamiento en las arcas estatales. Y se suma a esto la nueva devaluación, que llevó al dolar de $46 a $58 en una semana, con otro costo que pesará sobre el Estado.

Lacunza será el encargado de afrontar lo que resuelva el FMI, y de explicar el desfinanciamiento que sufrirán las arcas públicas en los meses que siguen.

La misión del Fondo debería llegar en breves a Buenos Aires, para la revisión de las metas fiscales y monetarias del segundo trimestre, que si fueron alcanzadas. Sin embargo, los técnicos del organismo podrían evaluar la situación tras las PASO.

Esto podría poner trabas en el próximo desembolso de USD 5.400 millones, que se estima debería llegar para mediados de septiembre, pero que bajo ningún punto de vista estaría asegurado.

Luego está previsto que lleguen USD 1.000 millones trimestrales hasta mediados de 2021. 

Un dato para tener en cuenta y que sugiere el análisis del medio nacional: En 2001 la suspensión de un desembolso del FMI, en medio de la crisis que atravesaba el país, aceleró la salida de depósitos y en pocos días el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, instrumentó el llamado "corralito".


Comentarios


El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, tras la renuncia de Dujovne