El aire comprimido es de venta libre pero tiene la potencia de un arma

La polémica surgió tras la muerte de un chico de 16 años que recibió el disparo en un ojo en Bariloche. Pero a este tipo de rifles la legislación no los considera armas de fuego.

1
#

Los rifles de aire comprimido estéticamente son iguales a un arma de fuego.

2
#

La muerte del adolescente Gustavo Vargas como consecuencia de un disparo de un arma de aire comprimido despertó la polémica por el uso y tenencia de este tipo de elementos que en Argentina no está considerado como un “arma de fuego” y no tiene regulación.

El joven de 16 años murió en la noche del lunes, en el hospital zonal Ramón Carrillo, tras permanecer internado con una severa lesión en la cabeza producto del impacto de un proyectil de un arma de aire comprimido que manipulaba en una habitación de su casa del barrio 170 Viviendas.

A pesar de que estéticamente parezca un rifle, el aire comprimido es de venta libre en Argentina y “no necesita ninguna regulación del Renar” (hoy llamada Agencia Nacional de Materiales Controlados), precisaron desde el organismo que depende del Ministerio de Justicia de la Nación.

En el país no rige ninguna ley que reglamente el uso y la tenencia del aire comprimido, que es considerado una “réplica de arma”, según los términos de la Ley 24.703 sancionada en 1996. Por esa norma, este tipo de elementos no puede ser comercializado en jugueterías y deben ser vendidos “en armerías o casas de deportes especializadas, a personas mayores de edad”.

En armerías

En Bariloche es posible adquirirlo en la sección de armería de locales comerciales especializados en pesca, camping y caza. Su valor parte de los 2.400 pesos el más común y puede llegar a superar los 14.000 pesos, según exhibía ayer una tienda deportiva especializada en el centro de la ciudad.

“El aire comprimido es un arma como lo es una gomera o un cuchillo, todo depende cómo se lo use, pero puede provocar heridas graves”, admitió un vendedor de la sección armería del comercio.

En exhibición varias de estas “réplicas de armas de fuego” mostraban un amplio abanico de precios, que varía según el tipo, el material y la potencia. Algunos llegan a más de 80 metros de distancia. También hay balines de distinto tipo que llegan a asimilarse a proyectiles que pueden hasta matar una liebre o un animal doméstico.

En los comercios que los ofrecen, aseguran que mayoritariamente quienes llegan a comprarlos indican que son para practicar “tiro al blanco” y en menor medida se usa para la caza. En este caso se deben regir por la reglamentación de la Ley de Caza.

Chino Leiva

El dato

“Hoy tienen más potencia que un 22”

“Hoy los aires comprimidos modernos tienen más potencia que un 22. Incluso podés hacer más daño con un aire comprimido que con un arma de fuego calibre 22. Estoy totalmente en contra de la venta libre de estos aires” dijo Juan José Valverde, instructor de Tiro B de Anmac, legajo 5633. “Debería reglamentarse dentro de Anmac, pero principalmente se debería educar a la gente, incentivar a que visiten los polígonos, para que no ocurran estos accidentes graves.”

Los calibres de las armas de aire comprimido varían según el impacto y el riesgo a la integridad física de la persona.

Existen los que se utilizan para cazar y son de calibre 11,25 milímetros.

Los calibres más vendidos son 4,5mm/5,5mm y el 6,35mm, que es casi igual al calibre 22.

“El mal empleo de las armas se puede evitar visitando un polígono, es más importante esto, que estar documentado”, enfatizó finalmente Valverde.

En un momento de dolor, la familia de Gustavo Vargas decidió dar esperanza a otros al afirmar su voluntad de donar los órganos del joven de 16 años que murió en el hospital zonal donde la tarde del domingo los profesionales le informaron a la familia que el chico había recibido un disparo de un aire comprimido en la cabeza, con ingreso a través del lagrimal de un ojo.

Ayer profesionales del hospital Argerich de Buenos Aires llegaron a Bariloche en un avión sanitario para realizar junto a médicos barilochenses el operativo de ablación de órganos. Al mediodía el médico Germán Santamaría, del hospital Ramón Carrillo, confirmó que se realizó con éxito la ablación de dos riñones, una córnea y el hígado.

Los órganos fueron enviados de inmediato a Buenos Aires en avión sanitario para concretar más tarde los trasplantes a pacientes en lista de espera del Incucai (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante).

En el país hasta ayer había 7.894 personas en lista de espera de un órgano, de los cuales 133 son residentes en Río Negro, y 145 en Neuquén.

En medio del dolor, la donación

Datos

$ 2.400
es el precio más bajo de un aire comprimido en Bariloche, aunque luego varía hasta llegar a superar los $ 14.000.

Comentarios


El aire comprimido es de venta libre pero tiene la potencia de un arma