El asesinato de un chico conmociona Inglaterra



El gobierno británico prometió ayer que actuará con mayor firmeza contra la delincuencia tras la conmoción causada en todo el país por el asesinato en plena calle en Liverpool de un niño de once años. "Si hacen falta leyes nuevas, las aprobaremos", dijo el primer ministro Gordon Brown en Londres.

"Este crimen abominable conmocionó a todo el país", añadió. Hasta ahora, hay al menos dos sospechosos, de 14 y 18 años, que fueron detenidos por la policía. Según los investigadores, uno de ellos puede haber disparado el arma. El agresor se acercó la tarde del miércoles a bordo de una bicicleta deportiva BMX a tres niños que jugaban al fútbol delante de un pub y disparó tres veces. Rhys Jones, de once años, fue alcanzado por una bala en el cuello. Murió camino del hospital.

El asesino, que se ocultaba debajo de una capucha, escapó en su bicicleta. El crimen se suma a una serie de asesinatos de adolescentes registrados en los últimos meses en Gran Bretaña, en general, en relación a enfrentamientos entre bandas juveniles. Sólo en Londres murieron desde principios de años a causa de disparos o heridas de arma blanca 17 jóvenes.

Padres y niños del barrio de Croxteth, en el norte de Liverpool, donde ocurrieron los hechos, se encuentran en "profundo estado de shock", dijo el obispo de Liverpool, James Jones. Es incomprensible "que un niño de once años de una amable comunidad de los suburbios sea asesinado por otro joven", dijo el religioso. "Nos preguntamos: ¿Qué sociedad estamos construyendo aquí?". Jones reclamó medidas urgentes contra la facilidad para adquirir armas en el país.

El obispo acompañó a los compañeros de Rhys Jones, que depositaron flores y coronas cerca del lugar en que se produjo el asesinato. Muchos de ellos lloraban. Algunos llevaban camisetas del club de fútbol Everton, del que era aficionado el niño muerto.

La directora de la escuela a la que asistía, Elaine Spencer, describió a Rhys como "un niño realmente adorable, extraordinariamente querido por todos".

La policía y el primer ministro Brown llamaron a la población a colaborar para esclarecer el crimen. "Alguien allí afuera sabe quién le dio (al agresor) la pistola", dijo Simon Byrne, vicepresidente de la policía del distrito de Merseyside, al que pertenece Liverpool. Byrne destacó que la policía de ninguna manera dará a conocer la identidad de los informantes. (AP)


Comentarios


El asesinato de un chico conmociona Inglaterra