El brutal ajuste de cuentas fue por un estéreo

Baeza fue ejecutado de un disparo en la cabeza hace dos semanas.



NEUQUEN (AN)- Eduardo Baeza pagó con su vida el robo de un estéreo con CD. El joven de 18 años habría sustraído, la misma tarde de su muerte, el aparato instalado en el Peugeot 504 de quien sería el autor de su asesinato a sangre fría y que fue detenido ayer.

Así lo estableció la investigación del crimen ocurrido el 23 de octubre pasado en el barrio Limay, y que demuestra por qué poco se mata y se muere en esta provincia. No es el único caso: ayer comenzaron a juzgar a cuatro jóvenes acusados de apuñalar a un hombre de Centenario al que no pudieron robarle nada porque en su vivienda sólo hay carencias

Fuentes de la causa indicaron que los dos sospechosos del asesinato de Baeza fueron detenido ayer, porque se habrían entregado. Serían sus vecinos y mantendrían con la víctima una vieja rivalidad.

Baeza había recuperado su libertad 70 días antes de su muerte, después de pasar un tiempo detenido acusado de cometer delitos contra la propiedad. Se había alojado en la casa de su abuela, en la esquina de Intendente Mango y Gabriela Mistral, y alrededor de las once de la noche del 23 de octubre dos jóvenes golpearon a la puerta y preguntaron por él.

Baeza los atendió, hubo una breve discusión, un forcejeo, le dieron unos golpes y luego le apuntaron a la cabeza con una pistola calibre 38.

El balazo le ingresó por la frente y quedó alojado en la nuca, causándole la muerte en forma instantánea.

Desde el comienzo los investigadores trabajaron con la hipótesis del ajuste de cuentas, que ahora lograron confirmar. Según revelaron las fuentes consultadas por "Río Negro", la tarde del 23 de octubre Baeza habría robado un moderno pasacasete con CD que estaba instalado en un Peugeot 504 de un vecino.

El dueño de ese auto se enteró de quién fue el autor del robo -o por lo menos, se convenció de que Baeza fue el ladrón- y lo fue a buscar acompañado de un amigo. Apenas la víctima abrió la puerta, casi sin mediar palabra lo ejecutó de un balazo.

Además de vecinos, los sospechosos serían miembros de una banda rival a la que integraba el fallecido y registrarían roces anteriores. Varios testigos los habrían observado cuando se acercaban a la casa de la abuela de Baeza, y también cuando escapaban.

Desde que ocurrió el crimen desaparecieron de los lugares que frecuentaban hasta que ayer quedaron detenidos.

También fue secuestrado un vehículo, que sería el Peugeot 504 donde estaba el estéreo que desató la tragedia.


Comentarios


El brutal ajuste de cuentas fue por un estéreo