Los increíbles paisajes de la ruta que bordea el mar en la costa rionegrina

Continuamos con la recorrida fotográfica por las maravillas del norte de la Patagonia. En este caso, bordeando el Atlántico en Río Negro con las espectaculares imágenes que Alejandro Carnevale tomó en la ruta provincial 1, entre El Cóndor y La Lobería.

Acantilados, loros y atardecer. Y el cielo que a lo lejos se funde con el mar. Foto: Alejandro Carnevale.

Acantilados, loros y atardecer. Y el cielo que a lo lejos se funde con el mar. Foto: Alejandro Carnevale.

Si hay una ruta escénica en la costa argentina es la provincial 1 de Río Negro, que une Viedma con San Antonio Este con la mayor parte de sus 210 km bordeando el Atlántico.

La ruta 1 corre pegada a la costa desde El Cóndor. Foto: Alejandro Carnevale.

 A diferencias de maravillosas rutas que se internan entre cerros y montañas como la mítica 40, en el caso de la 1 apenas empezás a recorrerla queda claro que no hay nada que interfiera la vista si mirás hacia donde el mar se funde con el cielo.

Buenos vientos y kite surf en soledad. Foto: Alejandro Carnevale.

Tampoco ocurre eso cuando tu mirada va hacia el otro lado, hacia el campo.

Flores silvestres del lado de los campos. Foto: Alejandro Carnevale.

Esos horizontes infinitos son los que comparte en estas páginas Alejandro Carnevale. En este gran viaje fotográfico, su punto de partida fueron los alrededores de El Cóndor y avanzó por el Camino de la Costa hasta La Lobería, a unos 27 kilómetros.

Médanos en la desembocadura del río Negro. Foto: Alejandro Carnevale.

Desde los médanos de la desembocadura del río Negro en el mar a los acantilados con las mejores vistas, todo es una invitación a recorrerlo.  

El tramo de la vieja ruta 1. Foto: Alejandro Carnevale.

Aparecerán las playas cercanas a la villa balnearia con sus bandadas de loros, las más alejadas donde los pescadores prueban suerte y desafían a los tiburones.

Dos km antes de El Cóndor. Foto: Alejandro Carnevale.

El Faro y su encanto, el  emocionante Memorial Malvinas con su avión Mirage y las flores silvestres.

Y el cielo, el océano y el campo, combinándose para ofrecer  un espectáculo natural inolvidable hasta donde la vista llegue a ver.

El Memorial Malvinas y su avión Mirage. Foto: Alejandro Carnevale.
La playa y detrás El Cóndor. Foto: Alejandro Carnevale.
El histórico faro. Foto: Alejandro Carnevale.
Las vistas son espectaculares pero hay que tomar precauciones: los acantilados llegan a los 50 metros de altura. Foto: Alejandro Carnevale.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Los increíbles paisajes de la ruta que bordea el mar en la costa rionegrina