El catamarán sigue varado y con ganas de regresar

Hace tiempo no recorre los diferentes paisajes que ofrecen Viedma y Patagones. El municipio viedmense otorgará una nueva concesión para su regreso.

#

El Curru Leuvu se encuentra amarrado al muelle de Viedma.(Foto: Marcelo Ochoa )

El catamarán de Viedma tiene ganas de volver

Nunca dejó de formar parte de las postales de la Comarca Viedma-Patagones. Pero hace tiempo que no las recorre para dejar encantados a los visitantes ante tanta belleza natural.

Se estima que este mes finalizarán los trabajos y las gestiones de los distintos certificados requeridos para que la embarcación vuelva a prestar el servicio de pasajeros. Certificados en mano el municipio de Viedma otorgará una nueva concesión mediante un llamado a concurso público.

Sólo abrirse paso en el río Negro y observar desde semejante cauce ambas orillas es un verdadero placer que se agiganta en el recorrido por las islas, el paso por debajo de los dos puentes que unen la Comarca, ser testigos de atardeceres y de los distintos colores en cada escenario, diferentes en cada estación del año.

Hubo épocas en las que el paseo en catamarán fue una alternativa en cualquier época del año. Hasta una opción de salida invernal para los locales, teniendo en cuenta lo espacioso, confortable y cubierto de esa gran caja vidriada que posee que genera una mayor integración con la naturaleza. Fue confitería y restaurante flotante.

Fue usado por última vez en febrero para una competencia internacional de clavadistas.

La última vez que se lo vio en el río fue el 13 de febrero, oportunidad en la que se trasformó en una enorme butaca de privilegio frente al puente nuevo. Allí estuvieron los jueces que evaluaron a los ocho clavadistas que participaron de la competencia internacional de saltos en altura. La prensa también capturó desde el catamarán espectaculares imágenes de esos increíbles saltos a 27 metros de altura. Pero después volvió al muelle de Viedma, donde se realizan los últimos trabajos para cumplir con los requisitos exigidos y que comenzaron en octubre del año pasado.

Ya fue tramitado el certificado de seguridad de la navegación que incluye inspecciones de casco en seco, máquinas y electricidad, armamento y radio. En este sentido se realizaron trabajos de sondaje ultrasónico en chapa de casco, se controlaron líneas de ejes y mechas de timón. Fueron renovados bujes de arbotantes, retiradas válvulas de casco y ambas hélices, trabajos realizados por el Taller Naval inscripto en el registro de Prefectura Naval Argentina.

Además fueron reemplazados paneles vidriados, maderas de las bancadas del solarium, pintura ignífuga, fue colocado sistema de lucha contra incendio fijo, acondicionada la sala de máquina, juntas, luces de emergencia. Estos trabajos significaron una inversión de 275.000 pesos. Además del certificado de gestión de seguridad fueron también tramitados por el municipio el de prevención de contaminación por basura y por aguas grises por la utilización de sanitarios.


Comentarios


El catamarán sigue varado y con ganas de regresar