El caudal de los ríos Negro y Neuquén, en un constante sube y baja

CIPOLLETTI (AC) - Las erogaciones desde las presas de la región fueron tan irregulares en los últimos meses que el río Negro duplicó durante septiembre su caudal en cuestión de días y, de la misma manera, lo redujo en un 50%.

Los registros de los caudales medios diarios del Negro durante el mes pasado son el ejemplo más claro de la manera que se operan las erogaciones desde las presas, con criterios estrictamente hidrogeneradores: septiembre comenzó con 728 metros cúbicos por segundo, llegó 1.345 y terminó con poco más de 500.

Los saltos de un nivel a otro no fueron paulatinos sino más bien drásticos: en cuatro días (entre el 21 y el 17 de septiembre) los caudales del río Negro pasaron de 1.000 metros cúbicos por segundo a 500.

Estos cambios tan abruptos pueden tener consecuencias de importancia para los sectores costeros, desde el punto de vista de la tierra como de la misma vida humana.

Por caso, los productores frutícolas ribereños que utilizan el agua del río y riegan con sistemas de bombeo deben ir adecuando sus tomas conforme el nivel sube o baja.

Ya se sabe que mientras operen dentro de rangos mínimos y máximos (caudales y cotas de los embalses) los concesionarios de las hidroeléctricas están autorizados a erogar tanta agua como precisen para generar electricidad.

En este modelo de operación inciden, además de los costos declarados por las empresas, las necesidades del sistema eléctrico nacional para cumplir con la demanda.

 

Descenso de caudales

 

En el río Neuquén es donde más se notan por estos días los descensos de caudales.

Lo que ahora deja pasar el dique El Chañar es bastante menos de la mitad de lo que hace veinte días llegaba a la Confluencia.

Esto le permitió a la hidroeléctrica que maneja el complejo Cerros Colorados aumentar en la segunda mitad del mes las cotas de sus dos embalses, algo que en menor medida ocurrió en el resto de las presas del Comahue.

Los embalses deben todavía recibir el agua de los deshielos; este fenómeno, ya se sabe, no será importante en el río Neuquén debido a que la nieve acumulada en el invierno no es de magnitud.

No pasa lo mismo en el sur de las provincias de Río Negro y Neuquén (Limay, Traful y Collón Cura), que aportará a los embalses una cantidad de agua de deshielo que se colocará dentro de los niveles medios.


Comentarios


El caudal de los ríos Negro y Neuquén, en un constante sube y baja