El día en que los canillitas no tienen que madrugar

Desde 1947, el 7 de noviembre es la fecha elegida para homenajear a los repartidores de diarios de todo el país, en honor a un dramaturgo rioplatense que creó la palabra canillita.





Día del Canillita

Testimonios e historias de vida se entrecruzan con la crónica urbana o lugareña en nuestra región cada vez que se celebra el Día del Canillita como forma de homenajear, juntamente con el recuerdo del dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez -que acuñó el término-, a los repartidores de diarios de todo el país.

Son en general rostros conocidos por todos, en las esquinas más concurridas de las ciudades o pueblos, o en el recorrido diario por los barrios y suburbios. Varios de ellos forman parte de la galería de personajes destacados de una comunidad en la dilatada geografía que “Río Negro” debe cumplir cada día para llegar a sus lectores. Como Julio Calvi, para quien “el ida y vuelta con la gente es único”.Tiene 60 años y hace casi una década que llegó desde su Lanús natal para afincarse en el Valle Medio rionegrino y sentirse un beltranense de pura cepa.

“Este laburo te brinda esa posibilidad que sólo en algunos casos se da y es la de estrechar un vínculo fuerte con tu cliente”, agrega Julio que orgullosamente hace el reparto con la camiseta granate de su Lanús querido, mientras espera contar con la del “Pampú” González.

“Mi día comienza a las 5, voy hasta la estación de servicio, repaso el recorrido y los pedidos, me subo a la moto y salgo”, cuenta. “Cerca de las siete y media termino el reparto y allí comienzo con la venta callejera, esto es así desde hace cinco años, -antes en bicicleta y ahora en la moto- porque hay clientes que los tengo en las chacras y lo quieren temprano. El reparto me entretiene y ya lo tengo todo memorizado pero la venta en la calle tiene otro sabor”. Julio se baja de la moto y después camina para ofrecer el “Río Negro”, incluso pegando el grito desde la puerta de los colectivos.

“¿Desayunar? No, con la cantidad de mates que me convidan estoy hecho”, dice.

Para finalizar, Julio no quiere dejar de agradecerles “a todos mis clientes. Y no puedo olvidarme de la familia Carbonell, que son los distribuidores en la región desde hace muchos años”.

En atención a la fecha, los lectores de “Río Negro” no tendrán hoy el diario en papel pero podrán verlo gratis como “e-paper”, además de la habitual versión online. (Redacción central, AVM)


Comentarios


Seguí Leyendo

El día en que los canillitas no tienen que madrugar