El distanciamiento digital: cómo solucionarlo para que seamos ciudad inteligente

Aspiramos a que Neuquén sea una ciudad digital 100%. Te contamos cómo podemos alcanzar la proximidad digital para terminar con el padecimiento burocrático.





Para quienes sufrimos al hacer trámites, peregrinando de oficina en oficina, haciendo colas, sacando fotocopias y cargando los mismos datos en distintos y estresantes formularios web una y otra vez. Te contamos cómo podemos solucionarlo y que en buena parte depende de nuestra actitud ciudadana y el cumplimiento de leyes vigentes.


La dura realidad es que nos están usando como “interfaces humanas” entre los sistemas, ¿lo sabías?. Cuando copiamos y tipeamos los mismos datos de un portal a otro, de distinta manera una y otra vez ¿lo notaste?. Los sistemas informáticos de las organizaciones sufren de “distanciamiento digital”, casi no se pueden comunicar directamente entre ellos y en consecuencia los ciudadanos hacemos de “puente” con nuestras propias manos.

Collage digital: Gonzalo Maldonado, de "Río Negro"


No confundir “distanciamiento digital” con “brecha digital”. Lo padecemos los privilegiados que ya tenemos acceso a internet.
Si se elimina ese distanciamiento digital, entre los sistemas, desaparece mucho del rozamiento burocrático que sufrimos los ciudadanos. Esto vale tanto para las organizaciones públicas como para las privadas porque todas sufren de este problema por igual.

Neuquén tiene, desde 2012, la Ley 2.819 de Desburocratización, que establece el principio “una sola vez”. La idea es simple: “Si un organismo público conoce algún dato sobre el ciudadano, ningún otro organismo se lo puede volver a pedir”. Así el gobierno puede volverse casi invisible, sin molestarnos y nos regala tiempo, único recurso que no podemos recuperar. Como ejemplo, en 2019 un solo trámite como el “libre de deuda de Rentas” ahorró 186 años de los contribuyentes aplicando esta ley (¡Sí! Se mide en años).


Proponemos dejar de hablar de la digitalización que genera dudosas interpretaciones y pasar a medir, tan solo, el índice de “proximidad digital”, que es el % de intercambios de datos entre todos los sistemas sin intervención manual humana (nuestras manos /nuestro tiempo).


En Neuquén se ha desplegado el Ecosistema de Integrabilidad donde se mide justamente esa proximidad digital. Toda organización pública o privada puede sumarse al ecosistema y no solo facilitar la vida de los ciudadanos sino además ayudar a que los ciudadanos tengan más tiempo libre, el cual puedan disfrutar y aprovechar a su gusto.


Este ecosistema es un ambiente digital sanitizado, donde todos los sistemas pueden “hablar” directamente entre ellos con total seguridad y confidencialidad. Fue adoptado y adaptado del modelo de Estonia, el país digital #1 del mundo y donde el índice de proximidad digital llega al 97%. Sigue reglas que llamamos Urbanismo Digital. Está normado en el Referencial IRAM N°14 y respeta por diseño el Reglamento General de Protección de Datos personales (GDPR).

Neuquén tiene, desde 2012, la Ley 2.819 de Desburocratización, que establece el principio “una sola vez”. La idea es simple: “Si un organismo público conoce algún dato sobre el ciudadano, ningún otro organismo se lo puede volver a pedir”.

Gustavo Giorgetti


Por otro lado, la proximidad digital es un ingrediente esencial para poder desarrollar una Ciudad más Inteligente, donde miles (sí, miles) de sistemas públicos y privados puedan hablar entre ellos para hacer nuestra vida más simple y vivible.

Gustavo Giorgetti
Ingeniero - Urbanista digital


Miembro del Grupo de Diálogo Norpatagónico

Podrás profundizar más sobre el potencial del principio “una sola vez” y otros como “procesos proactivos” e “interfaz abierta” en https://n9.cl/unasolavez


Comentarios


El distanciamiento digital: cómo solucionarlo para que seamos ciudad inteligente