El “doble juego” de Brasil



El silencio fue la reacción inicial del gobierno de Brasil frente a las revelaciones de que Estados Unidos identificó en Brasilia una doble postura frente al terrorismo. Según un informe del ex embajador de Estados Unidos en Brasil Clifford Sobel, públicamente el gobierno brasileño rechaza cualquier referencia a la presencia de terroristas en el país, pero “a un nivel operativo” es “un socio cooperativo en la contención del terrorismo” Sobel afirma incluso que la Policía Federal brasileña llegó a arrestar personas con nexos con el terrorismo, pero las acusó por cargos sin relación con el tema, para “evitar llamar la atención de los medios y del alto escalón del gobierno”. Según la embajada estadounidense en Brasilia, la posición de rechazar cualquier insinuación sobre la posible presencia de terroristas en Brasil reflejaría el temor de las autoridades en generar prejuicios hacia la comunidad musulmana en el país o de perjudicar la imagen de destino turística en el país. Además, Brasil busca desligarse de “lo que está considerado como la guerra excesivamente agresiva de EE. UU. contra el terrorismo”. Por esta razón, Brasil se niega, por ejemplo, a calificar de “terroristas” a organizaciones como Hamas y Hizbollah. Sin embargo, “fuera de las luces públicas”, las autoridades de Brasilia son “un socio cooperativo en la contención del terrorismo ”, asegura.


Comentarios


El “doble juego” de Brasil