El dólar se disparó a 3,05 ante la impotencia del gobierno y la desconfianza

Duhalde desmintió rumores de la renuncia de Remes. El presidente vuelve hoy. Habría definiciones.

El febril ascenso de un dólar descontrolado que ayer llegó a tocar los 3,15 pesos hizo crujir a un gobierno complicado por la superposición de conflictos y sembró el terreno para una ola de rumores que hablaron desde una renuncia del ministro de Economía, Remes Lenicov, hasta el fin del plan económico.

Finalmente, hubo una nueva marca histórica: el dólar cerró la tensa jornada a 3,05 pesos, un 19% más que el jueves, lo que implica una devaluación de 68% desde el fin de la convertibilidad.

La City porteña fue un hervidero de gente desesperada por comprar la divisa. El nerviosismo fue tal que algunos bancos suspendieron la venta mayorista y casas de cambio se quedaron sin stock. En un momento dado, los operadores dieron por cierta una versión según la cual se va a declarar un feriado bancario y cambiario para la próxima semana. Fue desmentida.

La disparada del dólar y sus implicaciones políticas y económicas generaron urgentes reuniones en Casa de Gobierno, el Congreso, Economía y el Banco Central.

Desde Monterrey, el presidente Duhalde y su equipo de colaboradores se esforzaron por enviar algún dato tranquilizador. Tras ser recibido por el titular del FMI, Horst Köhler, el jefe de Estado se mostró convencido de que la Argentina "llegará a un acuerdo".

Si bien habrá que esperar al regreso de Duhalde para las definiciones concretas -llega hoy a las 9-, "Río Negro" pudo saber que el Presidente se mostró molesto con algunos ministros que, ante las graves dificultades, bajaron el perfil: dejaron de exponerse en público y optaron por los encuentros a puertas cerradas.

"Puedo entender que le tengan temor a los escraches, pero hoy antes que políticos son funcionarios de un gobierno de unidad y tienen que dar la cara", había reprochado Duhalde a las puertas del viaje a México.

Las versiones crecieron ayer cuando el dólar superó la barrera de los tres pesos. Para entonces, los banqueros eran recibidos por el titular del Banco Central, Mario Blejer, para elaborar una estrategia que haga descender la divisa estadounidense a 2.60/2.70 pues si no - se dijo - el plan de Remes Lenicov "se torna inviable".

La impotencia oficial para frenar el ascenso del dólar, a costa de dejar más esmirriadas las reservas del Central, y el firme rechazo del gobierno de Estados Unidos y del FMI a liberar fondos de la Argentina (antes de tener seguridades de que se van a hacer reformas económicas en serio y no cosméticas y se le va a dar un golpe mortal a la corrupción y a los gastos burocráticos improductivos) profundizaron la desconfianza de la gente y la volcaron a refugiarse en el dólar.

Ayer se especuló con la salida de Lenicov, aunque en fuentes de la Rosada se le señaló a "Río Negro" que la caída del ministro podría precipitar el adelantamiento de las elecciones generales, previstas en principio para septiembre del 2003.

Anoche, Duhalde desmintió terminantemente esa posibilidad.

Algunos decían que Blejer, un ortodoxo bien mirado por el FMI, podría reemplazar a Remes, y su puesto recaer en el economista Javier González Fraga. Pero en el Palacio de Hacienda también se especuló con la partida de Blejer, por haber perdido la pulseada con el dólar. En este caso, se mencionaba al mismo González Fraga como sustituto.

En la Mesa del Diálogo, piloteada por la Iglesia Católica, se observó ayer mucho desánimo. Al difundirse encuestas que ponen al tope de las preocupaciones el desempleo y el hambre (que afecta en forma directa a un 5% de la población), los obispos insistieron en la percepción de desintegración social y en la falta de horizontes.

En áreas de inteligencia se teme que las manifestaciones de repulsa por el golpe de estado del 24 de marzo de 1976, puedan derivar en enfrentamientos que sirvan de preludio, en los próximos días, a un nuevo estallido social. Hay que tener en cuenta que confluirán caceroleros, piqueteros y organizaciones de izquierda a Plaza de Mayo. Un fuerte dispositivo de seguridad fue puesto en marcha.

En tanto, la crispación de los banqueros por la detención de algunos gerentes por negarse a cumplir resoluciones judiciales, llegó a su punto máximo por el operativo policial que concluyó con el arresto de Silvia Pedrotti, de la sucursal Belgrano de Banco Galicia. "Debe terminarse la persecución, tienen que hacer algo para que nuestros gerentes no terminen esposados y en cana", reclamaron los banqueros al titular de la SIDE, Carlos Soria.

Los directivos de las entidades de crédito piden, además, que los recursos de amparos por el "corralito" sean unificados en la Corte. Consideran que deben neutralizarse las resoluciones de los magistrados de primera instancia para evitar que el sistema financiero colapse por un goteo de 60/70 millones diarios.

Este diario tomó ayer conocimiento de un insólito caso. En Bariloche, un hombre pudo recuperar su dinero. Había depositado 50 mil dólares y se los devolvieron a un cambio de 2.60. Salió corriendo a recomprar la divisa norteamericano a un precio superior.

(ABA, AR y DYN)

Quieren frenar amparos

El Gobierno analiza instrumentar un andamiaje legal para detener la salida de fondos del sistema financiero ante la avalancha de recursos de amparo con fallos favorables para los ahorristas, según confirmaron anoche fuentes de Economía.

"Se está estudiando una forma legal para detener el drenaje de divisas de los bancos", admitieron voceros de Hacienda.

Si bien no confirmaron cuál será la normativa, en fuentes confiables del gobierno, se analiza que se podría tratar de un decreto de necesidad y urgencia que modifique la ley de Amparo para permitir apelar las resoluciones judiciales.

La decisión se conoció luego de una reunión que mantuvieron el viceministro de Economía, Jorge Todesca, y el secretario de Finanzas, Lisandro Barry, junto al presidente del Banco Central, Mario Blejer, donde se analizó el comportamiento del mercado cambiario ante la disparada del dólar.

Anteriormente, Blejer había mantenido un extenso encuentro con la cúpula de la Asociación de Bancos de la Argentina, donde se planteó la delicada situación a la que se estaba exponiendo al sistema frente a la constante salida de depósitos.

Al regresar de la reunión con Blejer, Todesca llamó a su despacho a al secretario Legal y Técnico del ministerio, Eduardo Ratti, y momentos antes de la reunión ambos funcionarios rechazaron la requisitoria de los periodistas. El drenaje de fondos del sistema financiero a consecuencia de fallos favorables sobre recursos de amparos interpuestos por ahorristas para recuperar los fondos atrapados en el "corralito" fue una de las causas que Economía señaló como responsable de la disparada de la cotización del dólar. Según estimaciones, diariamente salen de los bancos entre 50 y 60 millones de dólares por esta vía, que además de debilitar a las entidades presionan sobre el tipo de cambio.


Comentarios


El dólar se disparó a 3,05 ante la impotencia del gobierno y la desconfianza