"El envío de ántrax es un acto terrorista"

El gobierno admite el ataque tras sumar trece los casos.Analizan a unos 300 empleados de la NBC. Crece el temor.

NUEVA YORK.- (ANSA) - Tres nuevos casos de ántrax confirmados ayer en Nueva York elevaron a 13 la cifra de afectados en Estados Unidos por esa bacteria mientras alarmas falsas y otras aún en estudio se extienden desde Río de Janeiro hasta Sidney.

Fuentes de la Casa Blanca dijeron ayer que los casos detectados se originaron presuntamente en una acción terrorista si bien no necesariamente ligada a Osama Ben Laden, mientras que los "duros" del gobierno republicano apuntaron hacia Irak.

Tom Thompson, secretario de Salud opinó que esas acciones "son un acto terrorista" aunque no necesariamente vinculado con Al-Qaeda.

"¿Se trata de Al Qaeda? No lo sabemos pero ciertamente es un acto de terrorismo enviar esta bacteria por correo", dijo Thompson En sintonía con las palabras de Thompson, en declaraciones el ministro de Justicia, John Ashcroft, insistió que se trata de terrorismo y aunque no existen elementos suficientes para apuntar el dedo contra nadie en particular.

En Estados Unidos continúa la psicosis alrededor del tema, y los investigadores sugirieron que las cartas con antrax representan un acto de terrorismo pero no necesariamente ligado al terrorista saudita y su grupo Al-Qaeda.

Al parcial alivio de los ciudadanos ante esa opinión, contribuyó luego la confirmación de que fue una falsa alarma la que se desató ayer sábado en una planta Ford de Nueva Jersey, cuando un empleado temió haberse contagiado al abrir un sobre que contenía un polvo sospechoso.

La planta destinada a la producción de autopartes y en la que trabajan 200 empleados, fue cerrada "por precaución" dijo ayer Rob Webber, su gerente.

El FBI está investigando ambos el sobre y el polvo recibidos en la planta, mientras el empleado fue dado de alta del hospital Princeton Medical Center y regresó a su casa, luego de ser "descontaminado".

El número oficial de personas expuestas al ántrax se elevó a 13 tras el anuncio del alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, sobre la afección detectada en un agente de policía y dos personas que lo estaban asistiendo mientras trabajaba en la oficina de la NBC de esa ciudad.

El agente es el que recogió la carta en esa red televisiva y los otros técnicos de laboratorio de la misma institución, a quienes se les halló esporas de la bacteria en fosas nasales y piel.

La lista total incluye a ocho personas residentes en Florida, donde el 5 de octubre murió un reportero gráfico contagiado, y otras cuatro en Nueva York, en donde el primer caso fue el de la secretaria de un conocido miembro de la red televisiva NBC, empleada que le abría la correspondencia. También se encontró ayer la bacteria en una carta que llegó a la filial de Microsoft en Reno, Nevada, -aunque aparentemente nadie resultó afectado- y lo propio le ocurrió un dependiente de la NBC, que se contagió.

En tanto, unos 600 trabajadores de la cadena de televisión afectada están en observación y sometidos a controles para detectar restos de ántrax, después de que las autoridades descubrieran el viernes en la sede de la compañía una carta contaminada.

El director del Departamento de Salud de Nueva York, Neil Cohen, informó de que 600 empleados de NBC han sido sometidos a controles después de haber tenido un contacto próximo con la carta contaminada y que a unos 200 se practican pruebas adicionales.

"Quiero subrayar que eso no quiere decir que estén infectados con ántrax (carbunco)", subrayó el alcalde Rudolph Giuliani.

Alerta en Brasil y Argentina

La psicosis por los posibles ataques terroristas con ántrax se extendieron ayer a varios países, con casos en Australia y Brasil.

En Australia, el área de arribos internacionales del aeropuerto de Sydney fue evacuada ayer a raíz de la alarma que provocó la aparición de una caja que contenía un polvo sospechoso, informaron fuentes policiales.

En Brasil, la compañía Lufthansa debió demorar ayer algunas horas el vuelo 500 Río de Janeiro-Frankfurt dado que en el Airbus 340 que había llegado en la jornada desde Alemania se encontró una sustancia con apariencia similar al antrax. El polvo se hallaba sobre un periódico que estaba debajo de un asiento de la clase turista y está siendo analizada.

En Argentina, en tanto, un comerciante de la ciudad bonaerense de San Pedro recibió una carta supuestamente procedente de la empresa de instrucción de vuelo de la Florida, Estados Unidos, donde se habrían adiestrado algunos pilotos que protagonizaron la ola de atentados del 11 de setiembre, por lo cual se intenta determinar si la pieza postal pudo estar contaminada con la bacteria del ántrax.

Las sospechas van desde un maniático local hasta Saddam Hussein

Aunque crece la certeza de que los repetidos casos de ántrax son producto de un acto terrorista, no está del todo clara la vinculación de la red Al Quaeda en el hecho, y las sospechas van desde Saddam Hussein hasta un "maniático" local.

Ya el viernes pasado, el vicepresidente Dick Cheney, estimó que Ben Laden estaría detrás de los casos de ántrax.

A esa afirmación se sumó el procurador general general John Ashcroft, con un lacónico "no podemos descartarlo", al ser consultado sobre esa posibilidad.

Pese a que la mayoría de las cartas que contenían esporas de antrax fueron enviadas desde oficinas postales dentro de Estados Unidos, Thompson afirmó que los investigadores "no descartan ninguna hipótesis", aún las que indican que la bacteria fuera introducida desde el exterior.

El FBI orientó sus investigaciones a buscar un vínculo entre los al menos ocho casos registrados en Florida y la actividad que desarrollaron allí algunos de los kamikazes que perpetraron los ataques.

"No parece casual que algunos terroristas hayan tomado clases de vuelo en Florida, y que en ese Estado se haya registrado la mayor cantidad de casos de antrax. Además, hay una cercanía geográfica entre los lugares donde estuvieron los terroristas y el edificio de American Media, donde se produjeron la mayoría de los casos", dijo una fuente

También el FBI comenzó a pensar que detrás de los casos de ántrax no están Ben Laden y sus socios, pues si ellos así lo hubiesen querido, hubieran podido atacar un número de objetivos mayores, sin limitarse a enviar sobres con sólo polvo y eligiendo microorganismos más peligrosos de los usados, que son fáciles de combatir.

En la revista "Newsweek" un alto funcionario a cargo de las investigaciones dijo: "Mi instinto me dice que se trata de un desequilibrado" que aprovecha la confusión para una venganza personal, con la esperanza de no ser detenido".

Pero otros investigadores consideran posible que la fuente del ántrax mortal sea Irak. Las sospechas sobre Bagdad se suman a lo que "los halcones estadounidenses definen como creciente masa de pruebas sobre la vinculación de Saddam Hussein en los ataques suicidas del 11 de setiembre", dijo el periódico británico The Observer. Según la fuente, esa situación resulta una presión "irresistible" para la Casa Blanca y el Pentágono de atacar a Irak. (ANSA/EFE)


Comentarios


"El envío de ántrax es un acto terrorista"