La muerte del 10: El mundo despide a Diego

El espíritu del rugby




El rugby es un deporte en el que se ponen a prueba constantemente nuestras actitudes frente a la vida. Es un deporte de contacto en donde debemos saber medir nuestras fuerzas sin lesionar o humillar al rival y sobre todo respetándolo.


Las actitudes que un jugador tenga dentro de la cancha se deben ver reflejadas en las mismas actitudes frente a la vida y fuera del campo de juego.


El compañerismo, camaradería y amistad entre rivales han sido los pilares sobre los que se ha desarrollado este deporte en el que se instruye a los jugadores desde la fundamentales que deben regirlo. Lamentablemente, muchas veces las personas que guían a los futuros jugadores no tienen la capacidad necesaria para llevarlos por el camino adecuado en la vida respetando los mencionados valores. Y esto incluye también a las familias de los chicos y a las autoridades de algunos clubes.


Estas reflexiones vienen a mi mente como consecuencia del desgraciado hecho ocurrido en Villa Gesell donde fue asesinado (sí, asesinado) un muchacho estudiante de derecho por energúmenos pseudodelincuentes que no tienen respeto por la vida y no poseen ningún tipo de moral. No se debe generalizar el comportamiento de estos sujetos como moneda corriente dentro del ambiente del rugby, ya que la mayoría de los clubes actúan como educadores de la buena conducta y comportamiento en la formación de los jugadores desde su niñez, poniendo límites a actitudes agresivas y comportamientos fuera de lugar.


Espero que la Justicia castigue como corresponda a estos individuos que tanto mal le hacen a este magnífico deporte y destruyeron a una familia.
Mis condolencias a la familia del muchacho asesinado.

Diego Ezcurra Naón
DNI 4.319.099


Comentarios


El espíritu del rugby