El estilo impulsivo de Trump envía señales confusas a aliados y rivales



Paul Handley/AFP


Ante los desafíos de Irán, primero evitó las respuestas y luego mató al general más poderoso del país. También la postura sobre el plan nuclear iraní es ambivalente.


El asesinato de Soleimani fortaleció políticamente al ala dura del régimen iraní.

El secretario de Defensa estadounidense Mark Esper dijo que el ataque que mató al general iraní Qasem Soleimani había restaurado la credibilidad de la amenaza de Estados Unidos a Teherán para contenerlo.

“Creo que hemos restaurado cierto nivel de disuasión”, dijo Esper.

Pero analistas de seguridad en Washington dicen que aún se está lejos de la convicción de que Teherán ha sido disuadido de nuevos ataques contra Estados Unidos y sus aliados, y de que podría pasar mucho tiempo antes de que la República Islámica vuelva a desafiar al presidente Donald Trump.

A corto plazo, las tensiones podrían disminuir , pero lo de la semana pasada es “solo el comienzo”, dijo Kaleigh Thomas, analista de seguridad de Medio Oriente del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense. La muerte de Soleimani en un ataque con dron el viernes “ha cambiado definitivamente el tono de las tensiones hacia adelante”, dijo.

Los iraníes “van a planificar estratégicamente, invirtiendo en formas de infligir dolor a los Estados Unidos”.

“Decisión impulsiva”

Para una disuasión efectiva, dijo Thomas, la administración Trump carece de un mensaje coherente que Teherán pueda entender, así como un canal posterior de comunicación, como las administraciones anteriores.

La analista criticó las respuestas inconsistentes de Trump el año pasado después de que la Guardia Revolucionaria derribó dos drones estadounidenses, supuestamente dañó varios petroleros en el Golfo y lanzó misiles a instalaciones petroleras sauditas.

En cada caso, la respuesta de Estados Unidos fue vacilante y mínima, envalentonando a Teherán.

Por otro lado, dijo Thomas, la “decisión impulsiva” de matar a Soleimani para restablecer la disuasión pareció desproporcionada en relación a las acciones más recientes de Teherán: apoyar los ataques con cohetes contra instalaciones estadounidenses en Irak y respaldar a los manifestantes que asaltaron la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

Es posible que Teherán se muestre titubeante a la hora de reaccionar, pero está “motivado para actuar y encontrar formas de infligir dolor a los Estados Unidos”, indicó.

El general retirado David Petraeus, quien una vez dirigió las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente, se dijo optimista de que la muerte de Soleimani transmitió un fuerte mensaje al que Teherán deberá prestar atención. Fue “un esfuerzo muy significativo para restablecer la disuasión, que obviamente no había sido respaldado por las respuestas relativamente insignificantes hasta ahora”, dijo Petraeus a la revista Foreign Policy.

James Phillips, investigador principal de la Fundación Heritage, dijo que era importante para Trump hacer cumplir sus límites después de haber evitado responder durante tanto tiempo. Pero es difícil establecer una disuasión creíble contra un régimen como Irán, donde los Guardias Revolucionarios de Soleimani están “dispuestos a sacrificar los intereses nacionales de Irán para promover los intereses revolucionarios más estrechos del régimen”, dijo Phillips.

“Creo que, desafortunadamente, también Teherán pudo haber interpretado la restricción previa de la administración Trump como una debilidad”, indicó. El exdiplomático estadounidense Nicolas Burns dijo que era “demasiado pronto” para declarar el éxito en la entrega de un mensaje de amenaza creíble a Teherán. “Irán tiene una historia brutal de usar fuerzas de poder para atacar a Estados Unidos y a otros”, dijo.

Amenaza nuclear

Aún más desafiante es la amenaza de Teherán esta semana de reiniciar su programa para desarrollar armas nucleares mediante la producción de uranio. Thomas dijo que la incapacidad de Estados Unidos para disuadir a Irán está enraizada en la decisión unilateral de Trump en 2018 de retirarse del acuerdo nuclear con Irán que congeló ese programa, y puso más sanciones al país. “Creo que fue una confusión total sobre lo que Estados Unidos realmente quería de Irán”, agregó. Andrea Stricker, de la Fundación para la Defensa de las Democracias, un grupo conservador, cree que Washington necesita aclararle con urgencia a Irán que estaría dispuesto a bombardear el país si se acerca a una “ruptura nuclear”.

“EE. UU. debería evitar un conflicto ‘cinético’ adicional con Irán si es posible, pero debe estar dispuesto a emplear todos los instrumentos del poder nacional contra Irán si parece acercarse a la ruptura”, escribió.


Comentarios


El estilo impulsivo de Trump envía señales confusas a aliados y rivales