El Frente Progresista se rompió pero Stolbizer aún guarda esperanzas



BUENOS AIRES (ABA).- La candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires por el Frente Amplio Progresista (FAP), Margarita Stolbizer, sostuvo que la ruptura de su fuerza con la de Fernando Pino Solanas “no es definitiva”.

Ello pese a que Solanas anunció (a través del dirigente Jorge Selser) que su partido Proyecto Sur llevará a Mario Cafiero como candidato a mandatario bonaerense y que hasta podría tener su propia candidata presidencial: Alcira Argumedo. “En la provincia de Buenos Aires hay candidato a gobernador y es Mario Cafiero; esto está resuelto”, aseguró ayer temprano Selser.

“Cada uno sabrá lo que hace y ellos (por Solanas y Proyecto Sur) deberían explicar por qué rompen el acuerdo: nosotros haremos todos los esfuerzos hasta el sábado para recomponer la relación”, respondió a través de “Río Negro” Stolbizer con una inocultable angustia en su tono de voz.

“Es un problema de voluntad política”, agregó la propia titular de GEN que junto al socialismo integra el FAP, fuerza cuyo candidato presidencial es Hermes Binner y el primer postulante a diputado nacional el gremialista Víctor De Gennaro.

Pese al mensaje rupturista de Solanas, Stolbizer indicó que el FAP respaldará la candidatura a jefe de Gobierno porteño del propio “Pino”. Más aún, el legislador Gerardo Milman –quien responde a Stolbizer– destacó que si Proyecto Sur presenta a Cafiero en la provincia de Buenos Aires para competir con Margarita “afectaría muy poco” a Stolbizer dado que el ideario cultural y el electorado de ambos es muy distinto”.

–¿Por qué cree que “Pino” salió a romper el acuerdo? –se consultó a Milman. “‘Bajar’ a la ciudad, dejando de lado su candidatura presidencial, le causó a Solanas fricciones en su propia fuerza. Él (por Solanas) tenía representantes en todo el país que andaban detrás de esa postulación a la Rosada y ahora reclaman espacio”, contestó.

En el FAP creen que la candidatura de Binner no recibirá sólo votos antikirchneristas sino también los que Milman denomina “votos blandos”, es decir de aquellos que acompañaron al oficialismo pero observan que existe “una solución más cercana a su forma de visualizar la Argentina desde una actitud ética y responsable”.


Comentarios


El Frente Progresista se rompió pero Stolbizer aún guarda esperanzas