El Gallo, recuerdos de un ícono de la era dorada de Cipolletti

Jorge Fernández formó parte de los mejores años del club. Marcó a Francescoli, Kempes y Alonso. Agradece el cariño del hincha y el reconocimiento. Hoy cuida plazas en la ciudad.





Ahora cuida las plazas. El exlateral izquierdo pasa sus horas de trabajo manteniendo los espacios verdes. Foto: Juan Thomes

Se agarra la cabeza y se ríe. Bromea con no contar, pero cuenta. Vuelve a reír. Jorge “El Gallo” Fernández trae al presente una vieja anécdota en la Visera de Cemento donde el verdugo fue un crack: Enzo Francescoli.

No recuerda cuántos minutos iban de partido, pero tiene tatuado en la memoria la jugada contra uno de los mejores jugadores de la historia de River.

“No me olvido nunca. Yo estaba jugando de 4 -su puesto original 3- en el arco estaba (Marcelo) Yorno, Francescoli para la pelota afuera del área, solo, quedaba mano a mano. Yo tenía que cerrar pero pensé “corriendo no llego” entonces dije “me tiro a los pies”. Cuando comienzo el movimiento, me vio de reojo y sutilmente la pisó, la escondió y yo pase de largo de forma vergonzosa, terminé en los pies de Yorno”, recuerda.

“El Gallo” desde hace 20 años es placero en Cipolletti. Entre las décadas del setenta y del ochenta fue uno de los estandartes de la generación dorada del fútbol cipoleño. Hoy recorre la ciudad en bicicleta y se entretiene de plaza en plaza.

Disfruta de su presente “tranquilo” y el pasado no le convida nostalgias, todo lo contrario, “hermosos recuerdos” y sobre todo una época de cosechar amistades que hoy conserva.

“El fútbol no me hizo millonario, pero me dio todo”, resume.

Fernández, trabando y recuperando con la albinegra. Foto: gentileza Cipolletti TV

Arrancó en Cipolletti en quinta división y jugó más de 12 años en Primera. Formó parte del equipo que 1986 enfrentó a River y Boca en los recordados nacionales y también se dio el gusto de marcar a Mario Kempes en La Visera, previo al mundial 78. “Un jugador increíble, no recuerdo cuántos goles nos hicieron, era otra época”, analiza.

El cipoleño arrincona en algún de su memoria las formaciones de Boca y de River de los años 80, las rememora siguiendo el protocolo del relator de fútbol; arquero, defensa de derecha a izquierda, mediocampistas y delanteros.

“Jugué con grandes jugadores, pero recuerdo a (Blas) Giunta que vino acá con 22 años y después terminó jugando en Boca, además un pibe increíble, también a Carlos Russo o Luis Amorone -ambos jugaron en River-, eran jugadores que marcaban la diferencia”.

A pesar de haber jugado contra los mejores equipos del país, el que más lo hizo “renegar” fue un delantero de Alianza. “De apellido Carrasco, era un pampeano que trajo Alianza y era rapidísimo. Tenía un misil, no lo agarrás ni con unas boleadoras. Le digo al Negro Solari “no lo puedo agarrar”, y me responde “dejámelo”. En un córner lo “durmió” pero mal, lo tuvieron que sacar y el que entró también lo “atendió”, eran bravos los centrales”, sostiene.

El bidón con Roca

Mucho antes del popular bidón de Bilardo en el Mundial 90, en el clásico Argentina-Brasil, Cipolletti usó la misma metodología ante su clásico rival: Roca. En alguno de los cruces regionales en la época del ochenta.

“Un poco de maldad también había, en un partido allá -Roca- le metimos cosas a un bidón de agua de ellos, de todo le metimos. Fue antes que la de Bilardo, no se dieron cuenta y le entraron al bidón. Siempre hubo mucha rivalidad pero hoy nos juntamos a comer asados juntos y mantenemos una hermosa relación”, aclara.

Agradecimiento al club

El cariño de Fernández por el club se fortaleció mucho más luego de su retiro. Hace un tiempo, el Gallo atravesó un momento duro en lo personal y sintió el apoyo del club, de sus excompañeros -hoy amigos- y de la gente cipoleña que lo tiene como uno de las grandes glorias de Cipolletti.


Ruso Strack: “Un jugador con un gran corazón”


“A cualquiera que le preguntes en Cipolletti por El Gallo te va a decir lo mismo: un gran tipo y gran profesional”, asegura otro histórico del club, Enrique el Ruso Strack.

“Fue uno de los jugadores que formaron parte de grandes equipo de Cipolletti y que también fueron grandes equipos nacionales . Creo que hicimos muchas cosas importantes para el club y para nosotros. Le tengo mucho cariño y él a mi también”, sostiene el Russo que llegó a Cipolletti desde Punta Alta y nunca más se fue.

“Era un gusto jugar con él porque tenía unas agallas enormes, no se entregaba nunca, un jugador con un gran corazón”, recuerda el Ruso.

Strack y Fernández jugaron juntos varios años en la década del 80 y forjaron una gran amistad.

“El Gallo tenía 14 pulmones, jugaba cada pelota de la misma manera, eso ahora ya no se ve. Es un gran tipo, yo lo quiero mucho y ojalá tenga muchos años más de vida porque se lo merece. Yo siempre digo que cada jugador que haya dejado una huella dentro del club debe ser respetado. Ojalá el Gallo tenga muchos años para recibir todo lo que entregó en el club”, sostuvo el exmediocampista.

En 2016, el club y varios exjugadores hicieron un partido homenaje al Gallo. Fue previo a un encuentro entre Cipolletti y Villa Mitre por el Federal A. Glorias del clásico Cipolletti-Roca dijeron presente para homenajear al exlateral izquierdo que atravesaba un momento complicado de salud. Estuvieron presentes muchos de los compañeros que formaban parte del equipo que brilló en la década del ochenta en la región.


Comentarios


El Gallo, recuerdos de un ícono de la era dorada de Cipolletti