“El hijo pródigo que no razona”



” El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno” (2º Pedro 2:22). El apóstol Pablo se refiere en esta oportunidad a aquellas personas que después de haber sido iluminadas por la palabra de Dios, vuelven a la costumbre natural.

A la Argentina históricamente no le cabe este proverbio, ya que muy pocas veces sus gobernantes han sido iluminados por ella (o se dejaron iluminar).

Como argentino, clase 45, puedo decir que nunca vi a mi país andar bien, digamos de siete puntos al menos.

Dios nos ha dado bendiciones naturales como para poder ser una potencia en nuestro continente, pero nuestra sociedad se encarga de malograr tales bendiciones, al punto tal de habernos convertido en un país emergente del famoso “tercer mundo”, como si fuéramos norteamericanos o extraterrestres. La raíz de este mal argentino está en lo espiritual, no en lo filosófico. El Señor Jesucristo dijo que “pocos son los que entran por la puerta estrecha que lleva a la vida eterna y muchos son los que entran por la puerta ancha y van por el camino espacioso que lleva a la perdición”; y en otra cita dice que “muchos serán llamados y pocos los escogidos”.

Esto quiere decir que hay un alto porcentaje de “muchos” y uno bajo de “pocos”, a los cuales sólo conoce el Señor. Mi pensamiento es que en la Argentina este porcentaje de “muchos” supera incluso la media establecida, y estos son los que tienen el espíritu del anticristo, esta maldición de ser enemigos de la cruz de Cristo, la cual hemos recibido genéticamente de nuestros antepasados inmigrantes que incentivaron la economía del país, pero la hundieron en el campo espiritual.

¡Ah, sí! Pero todos creen en Dios y se acobachan detrás de la religión católica con todas sus idolatrías de vírgenes, santos y milagreros no autorizados por la palabra de Dios; y… si usted no creee que esto sea así, vaya, predíqueles el Evangelio, léales la Biblia, y verá cómo se molestan, se enojan, se avergüenzan o se burlan. ¡Ah, sí! Pero escuche… se escudan diciendo: “yo soy católico apostólico romano”.

Sendra Elías

DNI 7.573.768-Plottier


Comentarios


"El hijo pródigo que no razona"