El hombre moderno cara a cara con su propio yo

Una propuesta de creación colectiva de Tribu Salvaje.

NEUQUÉN (AN).- El grupo de arte Tribu Salvaje vuelve a presentar su obra “Misotros”, una historia profunda sobre el hombre y su sociedad. El trabajo de creación colectiva se presentará hoy a las 21:30 en El Arrimadero, Misiones 234. “Misotros” es producto de un taller de investigación y experimentación que el grupo Tribu Salvaje realizó durante seis meses en 2008. Tomando como punto de inicio o de “de inspiración” la realidad personal, social y política de Argentina desde los años 70 hasta la actualidad. Del proceso de investigación surgieron dos personajes A y E. E es un escritor, un hombre conflictuado, “agobiado por su conciencia, por los mandatos de la sociedad que signaron su formación profesional, la iglesia; por todo eso que desde su nacimiento hasta sus actuales cincuenta años fueron marcando su personalidad y su psiquis”, explicó Emilio Menghini que junto a Alejandro Oliart protagonizan esta obra estrena este año. Este personaje se enfrenta continuamente a A, su conciencia, la conciencia social, “ese ojo que permanentemente mira, vigila, acosa, intimida. Sus otros yo”, agregó Menghini. La historia se construye a partir de un hombre que llegó a adulto definido y marcado por hechos y situaciones que fueron sucediendo en su país, en su barrio, en su casa y en su interior. Es un hombre que fue niño durante el último gobierno militar, que la tiranía de las leyes sociales le impusieron un modelo de adolescente y de joven, y que luego de adulto se convirtió en un hombre aislado, recluido en sí mismo. Un hombre que dialoga constantemente con su otro yo, con A, que es el que le va indicando el próximo movimiento, el próximo pensamiento. “E es la personificación de lo tangible y A representa lo intangible, lo interno”, aseguró la directora de la obra, Mirta Sangregorio. “El personaje trata de salir o de entrar a algún lugar pero siempre se quiere escapar. Así de atormentado está”, agregó el actor. “Misotros” pone en escena ese otro que va diciendo qué hacer o dejar de hacer y que luego cuestiona las decisiones. Lo interesante de esta propuesta es que la historia y las situaciones son contadas sobre el escenario solo con imágenes, los textos pasan a un segundo o tercer plano, la narrativa es casi exclusivamente visual. Así, en un momento de la obra, el personaje E anuncia “ creo que nunca me entendieron por eso he decidido emprender el viaje...”


Comentarios


El hombre moderno cara a cara con su propio yo