El impacto negativo de la aplicación de la Ley Federal de Educación

En un año donde las economías regionales atraviesan serias dificultades derivadas de un escenario macroeconómico adverso (competitividad, precios e inflación) se prorroga una ley que les quita margen de maniobra a gobernadores y jefes comunales. Se trata de la ley de Refinanciamiento Educativo. El proyecto de ley de presupuesto de la administración nacional para el ejercicio 2014 prevé un incremento del gasto destinado a educación, ciencia y tecnología de $ 7.840 millones a cargo de Nación, en tanto que las provincias soportarían la mayor parte del costo fiscal, dado que los recursos comprometidos para financiar el aumento de la partida presupuestaria superaría los $20.700 millones. Concretamente, Río Negro y Neuquén dejarían de disponer de unos de $ 710 millones. En el caso de la primera, la merma representaría unos $ 373 millones y unos $ 337 millones para la segunda. Estas cifras concluyentes surgen de un reciente informe de la consultora Economía & Regiones. Con este tipo de conductas, el Estado nacional vuelve a disminuir su responsabilidad en materia educacional. Con la prórroga de la ley de Financiamiento Educativo siguen las preocupaciones entre los intendentes por la disminución del monto global de la coparticipación “de libre disponibilidad” que recibirán las provincias. La caída de este monto deja una menor cantidad de fondos para coparticipar a municipios. De acuerdo con Economía & Regiones, el impacto negativo sobre las arcas municipales alcanzaría los $ 2.800 millones durante todo el año. Del mismo informe se desprende que los municipios de Río Negro y Neuquén relegarán $ 37 millones y $ 50 millones respectivamente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios