El invierno de los que deben viajar 400 km para hacerse diálisis

Pese a las promesas, los pacientes de la línea sur no tienen todavía un centro de diálisis cercano y deben transitar tres veces a la semana la inacabada Ruta 23, con nieve.



Pasa el tiempo y la anunciada apertura del Centro de Diálisis para Jacobacci no se concreta. Distintas situaciones vinculadas a la readecuación del espacio físico dilatan la puesta en funcionamiento de un servicio vital para la salud de un grupo de jacobaccinos -y también para personas de otras localidades-, que desde hace años deben padecer los trastornos que implica tener que viajar tres veces por semana a Bariloche para poder mantenerse con vida.


La situación genera malestar y preocupación en pacientes renales que sufren las consecuencias de este prolongado atraso.
Actualmente, nueve vecinos de Jacobacci viajan los martes, jueves y sábados a la ciudad andina para recibir el tratamiento de hemodiálisis. A ellos se suman otros 6 vecinos de Comallo que se suben al mismo transporte.


A veces se presentan imponderables difíciles de sortear que afectan directamente la integridad de estos pacientes: el estado de la ruta Nacional 23, el duro clima invernal y hasta las condiciones técnico mecánicas de los vehículos les suelen jugar una mala pasada.

El viaje de por si es cansador. Tenemos que hacer 400 kilómetros en el día y encima la vuelta es después de estar 4 horas conectado a las máquinas. Lo tenés que hace para poder seguir viviendo. No queda otra. Hay personas que lo toleramos y otras que lo padecen. Todo depende de cómo esté cada uno y cómo se cuide en la alimentación, en los líquidos que un ingiere… Igual, es difícil viajar tres veces por semana”

Carlos Lepiante, docente jacobaccino de 33 años que desde hace tres está obligado a realizar la rutina semanal para cuidar su salud.

Lepiante admiten que hasta hace unos seis años, los pacientes renales viajaban en micro. Luego, a través de las obras sociales que los financian, los viajes lo hacen en trafic.

Sin embargo admitió que no todos los vehículos de la empresa de transporte son nuevos o están en perfectas condiciones. En este sentido afirmó que en algunas oportunidades se quedaron varados en la ruta por desperfectos mecánicos o por las inclemencias climáticas.

“El año pasado, en unos de los viajes, a la trafic se la salió una rueda delantera y nos quedamos cerca de Comallo. Tuvimos que hacer dedo para poder llegar. En el invierno nos hemos quedado varados porque no hemos podido llegar por la nieve. También, en algún viaje de regreso, nos ha tocado hacer una parada obligada en Comallo porque a una de las personas empezó a sangrar por la fístula. Además, generalmente llegamos muy cansados porque después de recibir el tratamiento que es muy invasivo, tenes que volverte enseguida y viajar por tramos de ripio no siempre están en buenas condiciones”, cuenta Lepiante.

Agregó que todavía falta un tiempo prolongado para que se termine el asfalto de la ruta Nacional 23, que garantizara una mejor transitabilidad, y que el grupo de que viaja semanalmente está integrado por varias personas mayores que padecen mas estas situaciones.
“Por eso es tan necesario que tengamos cuanto antes el Centro de Diálisis en Jacobacci” sentenció.
Además, la atención específica a pacientes renales, la apertura del Centro de Diálisis en traerá aparejado la generación de varios puestos de trabajo y la llegada a Jacobacci de otros especialistas médicos en el marco de un convenio con el Hospital Privado Regional que redundará en beneficios para jacobaccinos.

Cómo es un día de diálisis para un paciente que vive en Jacobacci

Carlos Lepiante (33) debe asistir tres veces por semana a realizarse hemodiálisis a Bariloche.
Debe viajar 400 kilómetros ida y vuelta y permanecer entre 3 y 4 horas conectados a las máquinas para recibir el tratamiento. Esta es la rutina que realiza martes, jueves y viernes.

Carlos Lepiante

6:30: se levanta, desayuna y espera que lo pase a buscar la trafic por su domicilio. Es el tercer paciente en subir al transporte. Luego el vehículo continúa recorriendo los barrios de Jacobacci sumando al resto de los pasajeros.

7:45: el grupo parte hacia Bariloche. El viaje demanda un poco más de 3 horas, con una parada en Comallo, donde suben 6 pacientes, si las condiciones de la ruta así lo permiten.

Generalmente en invierno, al barro o la nieve, retrasan la llegada a destino, con demoras que en ocasiones se extienden hasta una hora.

11:30:“Si el viaje es normal y llegamos a Bariloche a esa hora, nos tomamos unos mates hasta las 12 o 12:30 horas y luego nos conectan para el tratamiento.

16:30:Generalmente estamos 4 horas en hemodiálisis. Pero si el viaje de ida se retrasa, lo hacemos un hora menos porque tenemos que volver. Y en invierno, sobre todo, la vuelta a veces se complica” afirma Carlos.

Entre las 18 y 18:30 horas la trafic emprende el regresado a Jacobacci.

Anuncio, campañas y una promesa que no se concreta

El anuncio de la apertura de lugar apropiado para que los pacientes renales puedan tratarse en Jacobacci data de hace cuatro años. Y ahora volvió a ser una de las promesas de campaña de los tres candidatos que se presentaron en las pasadas elecciones del 23 de junio.

“Nos reunimos con los tres candidatos y todos se comprometieron a concretarlo cuanto antes. Las elecciones ya pasaron y estamos igual que hace unos meses: no sabemos qué va a pasar. Estamos preocupados porque está en juego la salud a varios vecinos”, señaló Miriam Orrego, quien debió trasladar a su mamá a Bariloche para que pueda recibir el tratamiento.
Orrego es una de las voceras del Grupo Unidos por el Centro de Diálisis de Jacobacci, que se consolidó hace quince meses, buscando “apurar” la concreción del proyecto .


A mediados de 2018, luego de acordar con los vecinos del barrio que se resistían a resignar el lugar, se optó por el Centro Comunitario del barrio Matadero para instalar allí el Centro de Diálisis.


En agosto de 2018 el intendente Carlos Toro y propietario de Diálisis Patagónica, el doctor Pedro Mazzoleni, avanzaron en las gestiones y en marzo de este año firmaron el convenio. Allí, las partes admitieron que la apertura “podía” concretarse en tres meses.
“En el medio tuvimos la campaña electoral y después las elecciones y entendemos que debido a eso se puede haber retrasado. Pero no vemos que se esté haciendo algo y necesitamos que se reactive” afirmó Orrego.
El doctor Mazzoleni confirmó a este medio que la compra de las máquinas de diálisis y la planta de tratamiento de agua para instalar en Jacobacci “está encaminada”, aunque aclaró que en Bariloche la empresa tiene algunas en existencia para poder empezar con el centro. El profesional detalló que la obra civil debe ejecutarse de acuerdo a planos aprobados por la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (CADRA) y en este sentido admitió que existe un intercambio de información entre los arquitectos del municipio de Jacobacci y de Diálisis Patagonia.


Por su lado el intendente Carlos Toro, aseguró que “los fondos para esa obra están asegurados. Se va a financiar con lo que el municipio recibe de la renegociación de los contratos petroleros que son unos 380.000 pesos.”
Toro y Mazzoleni admitieron entender la preocupación de los vecinos y se mostraron confiados en que la obra estará lista antes de fin de año.


Comentarios


El invierno de los que deben viajar 400 km para hacerse diálisis