El IPPV va camino a otro modo de adjudicación

Buscarán terminar con barrios en altura



VIEDMA (AV)- El IPPV avanza hacia un nuevo modelo de gestión. La intención del instituto es dejar atrás los barrios en altura que erradican las villas tanto como el sentido de pertenencia y crean serios conflictos de convivencia.

Según un informe del organismo que preside Fernando Ferreyra, ese proceso también implicará definir estratos según el nivel de ingreso y proponer para cada uno de ellos un conjunto de soluciones sustentadas en las aspiraciones de los demandantes y su esfuerzo de ahorro.

Sobre el financiamiento el proyecto sostiene que deberá contemplar niveles de subsidios en las tasas de interés diferenciales para cada estrato. Además, se contemplan esquemas de adjudicaciones por planes de ahorro y de financiamiento a partir de bonos (ver aparte).

Por otra parte, el IPPV propone construir viviendas desde la demanda, reservando para el Estado un rol articulador y subsidiario que posibilite la igualdad de oportunidades para acceder a una casa digna y donde cada beneficiario definirá el medio cultural donde la levantará.

Además este nuevo modelo que elabora el IPPV intenta brindar soluciones habitacionales dando prioridad a aquellas que generen mayor cantidad de empleo.

El paulatino agotamiento que envuelve a la actual política de financiamiento de viviendas generó esta evaluación que intenta tomar forma de un nuevo modelo de gestión.

En ese contexto se analizó que la actual política de vivienda implementada desde hace 40 años -desde la sanción de la Ley Fonavi en 1978- se sustenta en la oferta con el objetivo de erradicar villas y permitir el acceso a una casa a familias numerosas en riesgo social. Este modelo se basó en la ejecución de unidades habitacionales tipo estándar adjudicándolas a quienes las necesitaban. En su gran mayoría se construyeron barrios en altura que se entregaron sin tener en cuenta el contexto cultural de quienes los ocuparían y en muchos casos provocaron un choque cultural significativo para la gente que pasó de un medio de vida vinculado a la tierra a ese tipo de departamentos.

Esto también desalentó el sentido de pertenencia en los mismos adjudicatarios advirtiéndose una falta de interés en la regularización dominial de su vivienda y en el pago de las mismas. Además este tipo de construcción provocó un alto nivel de conflictividad lo que también demuestra la falta de atención de las pautas culturales de quienes se seleccionaban para formar esas comunidades.

El ahorro previo en los planes

VIEDMA (AV)- El Fondo Nacional para la Vivienda que financia el actual sistema de construcción de casas tiende a desaparecer.

Este es el análisis en el marco del nuevo modelo que propone el IPPV. Sin embargo considera que puede, en un período de transición, sustentar nuevos modelos de financiamiento como garantía tanto para las obras como para la emisión de bonos.

También considera la constitución de un fondo de recupero para el que será necesario sincerar valores, plazos y tasas de los créditos ya otorgados, proceso que se está concretando con el plan de consolidación que debe servir como base para construir una estructura de administración de cartera que alcance niveles de recupero superiores al 70% de la facturación real. Además propone al ahorro previo de los potenciales adjudicatarios como la fuente de financiamiento del nuevo modelo.


Comentarios


El IPPV va camino a otro modo de adjudicación