El Messidor, la primera grieta entre Elías y Felipe Sapag

La compra de la residencia fue propuesta por Elías pero resistida por Felipe Sapag. El lugar donde se alojará el presidente Alberto Fernández arrastra una rica historia para la política neuquina.





Felipe y Elías Sapag fueron los artífices del MPN. Foto Gloria Sifuentes

Felipe y Elías Sapag fueron los artífices del MPN. Foto Gloria Sifuentes

La compra de la residencia El Messidor, un castillo de piedra y pizarra en medio de un bosque que mira hacia el Nahuel Huapi, fue una de las primeras discusiones internas que hubo en el Movimiento Popular Neuquino y que marcó, de alguna forma, la distancia que, luego, se profesaron los hermanos Felipe y Elías Sapag.

Elías fue quien decidió comprar la residencia y la fundamentó que sería un puntapie para desarrollar el turismo alrededor del gran centro concentrador que era Bariloche. Felipe ponía reparos porque decía que no era popular que un gobierno adquiera una residencia de tamaño lujo frente a las necesidades que tenía la provincia.

Hace 10 años, Jorge Sapag, el hijo de Elías, contó que "la decisión de la compra de El Messidor fue una decisión que tomó nuestro padre Elías, como oportunidad para la provincia del Neuquén".

Dijo que se acordaba que costaba cien mil pesos por 32 hectáreas de parque con una mansión sobre el lago Nahuel Huapi.

Reconoció que "hubo una gran discusión dentro del gobierno: si era conveniente para la provincia, si era popular comprar una mansión de estas características. Hubo un gran debate en la Legislatura entre los diputados provinciales".

Contó que "se compró a tranquera cerrada" y que además tenía dos obras de arte: una de Juan Carlos Castagnino, una de Antonio Berni, que han sobrevivido y están en El Messidor.

La residencia oficial El Messidor en Villa La Angostura.

La ley 388 fue sancionada el 23 de septiembre de 1964 en una sesión que presidió Pedro Mendaña.

Tenia sólo cuatro articulos, el primero autoriza al Poder Ejecutivo de la Provincia "a invertir hasta la suma de pesos moneda nacional diecisiete millones (m$n 17.000.000), para la adquisición del inmueble y moblaje del residencial "Messidor", ubicado en la localidad de Villa La Angostura, Provincia del Neuquén, propiedad de los señores José Demaría Sala y Sara Madero de Demaría Sala, actualmente deshabitado y amueblado, con destino a la instalación de un hotel de turismo de categoría".

El segundo se indicaba que el gobernador debía convenir con los vendedores precio, plazos y condiciones de pago y que también debería adoptar los recaudos necesarios para atender los gastos que demande el cumplimiento de la ley.

La historia, dos décadas después, ubicó a Elías con un fuerte apoyo a Jorge Sobisch en contra de su hermano Felipe cuando éste pretendió convertir a su hijo Luis en candidato a gobernador.

La residencia fue visitada por presidentes y expresidentes. La más conocida fue María Estela Martínez de Perón quien fue recluida durante un tiempo en la residencia del gobierno neuquino tras su derrocamiento el 24 de marzo de 1976.

Mientras fue gobernador, Felipe no utilizó nunca la residencia para vacaciones, se alojaba una o dos noches en función de visitas oficiales que hacía a la zona.

El gobernador Jorge Sobisch la tomó como segunda residencia, mejoró sus instalaciones y construyó un quincho con vista al lago donde se ofrecían conciertos durante el verano.

El último cumpleaños que festejó, siendo gobernador en 2007, fue austero, con no más de 30 asistentes. Los anteriores cumpleaños eran más numerosos. Como en la residencia también se escribió parte de la interna del MPN, a esa última fiesta no fue el entonces presidente del Banco Provincia de Neuquén, Omar Gutiérrez.

Jorge Sapag también utilizó con frecuencia la residencia oficial, fundamentalmente, para reuniones con empresarios y también como gentileza para funcionarios nacionales en invierno como en verano, quienes se rodeaban de un estricto hermetismo para ocultar sus vacaciones.


Comentarios


El Messidor, la primera grieta entre Elías y Felipe Sapag