El MPN despierta de la siesta de cuarentena


El partido provincial miraba cómo un puñado de dirigentes le ganaban la calle alentando a un sector de la sociedad y de los comerciantes con sus reclamos.


Como el oso gris que hiberna entre cinco y siete meses, la cuarentena para contener la pandemia fue la excusa de algunos espacios políticos que se fueron a dormir la siesta. Otros, como Juntos por el Cambio, ensayaron en el país una peligrosa oposición con altísimo riesgo sanitario para la población. En Neuquén tuvo su réplica y, en esa suerte de reproducción automática, fue bien utilizada por sectores de ultraderecha que suelen aprovechar el tumulto para traficar parte de su agenda, por ejemplo, de antiderechos.

El MPN miraba cómo un puñado de dirigentes, en su mayoría exfuncionarios, le ganaban la calle alentando a un sector de la sociedad y de los comerciantes que, después, se encargaban de apuntar al partido provincial en cada nota periodística. El gobernador Omar Gutiérrez tomó nota de que la estrategia epidemiológica estaba consumiendo su agenda política y salió a abrir frentes.

Como se conoce en la jerga: reactivó a la tropa. En apenas 15 días convocó a tres conferencia de prensa, habilitó la convocatoria al Consejo Consultivo Plural, cerró la participación del PJ, sumó flexibilizaciones a la nueva fase de cuarentena, presentó un proyecto para volver a las aulas y formalizó la renegociación de la deuda que la Provincia tiene en dólares, anticipando una posición “conciliadora y amigable” pero “decidida”.

Uno de los temas “gruesos” de la agenda que no tomó es la negociación entre YPF y el Sindicato de Petroleros Privados sobre la incorporación de nuevas metodologías de trabajo que oscilan entre la flexibilización y la optimización de costos en los yacimientos de Vaca Muerta. Silencio de radio.


En 15 días avanzó con flexibilizaciones, el regreso a las aulas, la negociación de la deuda en dólares y el debate por el fondo petrolero anticíclico.


El vicegobernador Marcos Koopmann, que se anota el mérito de mantener la Legislatura en funcionamiento, también marcó el ritmo de la actividad que mostró el MPN en las últimas semanas y habilitó el debate de un proyecto clave: la creación de un fondo anticíclico con parte de la renta petrolera. Por primera vez el tema se discute en el legislativo y promete, por ahora, llegar al recinto en sesión ordinaria.

Gutiérrez solo habló de petróleo esta semana después de participar como oyente de la reunión virtual, organizada por la Fundación Mediterránea, donde el canciller Felipe Solá expuso sobre las oportunidades de exportación del país. El gobernador contó que el último mes Neuquén exportó el 19% de su producción. Tomando esos datos, si el proyecto del Ejecutivo sobre el fondo anticíclico estuviese en funcionamiento, habrían ingresado 2,5 millones de dólares a una cuenta blindada en el exterior.

Los hidrocarburos no son solo petróleo. El gas, que para Neuquén es su principal variable, también avanza sobre un terreno sinuoso. En medio de uno de los inviernos más fríos de los últimos años el negocio para el sector, que perdió reglas claras durante el final del gobierno de Mauricio Macri, no consigue hacer pie: bajos precios, anulación de compensaciones por devaluación y atraso en un nuevo plan de incentivos son parte de un cóctel sobre el que tampoco habla el gobierno por ahora.

Según fuentes del gabinete, el músculo de gobierno seguirá ejercitándose en la semana con el anuncio de un paquete de obras enfocadas en la reactivación de la pospandemia.

Pero quizá el dato político más interesante de los próximos días sea la salida por jubilación, pero no por eso menos precipitada, de uno de los históricos vocales del Tribunal Superior de Justicia (TSJ): Oscar Massei. El gobierno dijo que se ocuparía de esta agenda en agosto pero todo hace suponer que el interinato del fiscal general, José Gerez, llevará las definiciones hasta fin de año.

Incluso él mismo se mostró muy activo y hasta sembró promesas para su estadía como suplente en el cuerpo judicial. En paralelo, sus ocasionales colegas deberán definir, se cree que a su favor, la constitucionalidad de la ley de extensión de las preventivas que él mismo impulsó.

Esto no significa que no haya negociaciones en curso. Incluso algunas de las que Gutiérrez puede no estar al tanto. El lugar corresponde al PJ y no hay señales que digan lo contrario, aunque el filtro final será su paso por el despacho del gobernador.


Comentarios


El MPN despierta de la siesta de cuarentena