El oficio de ganarse el día embelleciendo jardines

Cortes de césped, siembras o desmalezamientos mantienen arriba la demanda del servicio. Es una salida laboral, aunque aseguran que el conocimiento y la experiencia son claves.



#

Hace 20 años que Ceferino encontró en la jardinería un medio de sustento. Atiende hasta 15 clientes por día. (Foto: fotos: emiliana cantera )

Cuando los días se hacen más largos, también se completan sus horas de trabajo. El oficio de jardinero vive en ésta época los días de temporada alta. Particulares mantienen una demanda constante de su servicio, no sólo en barrios parque sino en pequeños jardines en pleno centro.

“Ser puntual, honesto, prolijo y rápido”. Es la fórmula para Leonides Becerra (57) y Felidor Viveros Campos (59), un matrimonio que partió de Mar del Plata hace diez años y apostó al Valle. Llegaron a Roca con cuatro hijos, 20 años de experiencia trabajando en el mantenimiento de un jardín europeo y el sueño de una casa propia.

“Para empezar hicimos unas tarjetitas para promocionarnos, unas 100. Y después no hicimos más, porque nos llenamos de trabajo”, recordó Felidor, dueño de un gran conocimiento.

“Es muy difícil la jardinería”, aseguró. “Para vivir y sobrevivir hay que trabajar. Fui 20 años de encargado de un parque, aprendí con la práctica sobre tipos de plantas, todos los cuidados y hasta los nombres”.

Trabajaban desde la salida del sol a las 7 hasta el anochecer, 21.30 en pleno verano. Así pudieron darle estudio a sus hijos y hacer su casa en barrio La Ribera. “Es mucho el esfuerzo, por eso el hijo creo que no nos acompañó”, agregó Leonides. Ahora trabajan seis horas de lunes a sábado, y viven bien.

Una salida

Se acuerda que estaba desocupado y su padrastro le dio la idea. “Comprate una bordeadora y vas a tener laburo todos los días”, y así fue. Se llama Ceferino Muñoz, en ése momento tenia 16 años. Hoy vive sus 36 y la jardinería es el oficio que le da sustento a familia numerosa: tiene 4 hijos de 4, 9, 17 y 20 años. “Para quien quiere trabajar hay trabajo. Es irregular, pero hay que rebuscársela y trabajar mucho”, señaló Ceferino.

La demanda de su servicio es principalmente para realizar cortes de césped. Hay días en que realiza mantenimiento en hasta 15 parques.

“Es irregular, todo depende de como viene temporada y el clima. Pero hay que organizarse, hacer una inversión en herramientas e insumos todos los días”, explicó el jardinero, que asegura que un 20% de lo que cobra se destina a reponer tanzas, aceite, nafta y mantener la moto que lo lleva.

En uno de los barrios parque ubicados en el corredor del Bicentenario, Pantaleón Campos (73) desplegaba su labor en plena mañana. Bajo un cielo gris que amenazaba una tormenta, aceleraba el paso para terminar su trabajo del día.

“Trabajo por hora, y tengo mis clientes todos en ésta zona”, apuntó el señor, que hace 8 años se dedica al oficio de jardinero “para engordar su jubilación”.

Pantaleón trabajó siempre ligado a la tierra. Siempre trabajé en la chacra”, comentó y aseguró que los jóvenes ya no se acercan al oficio

Bajo mantenimiento el pedido común

“Particulares tienen una demanda constante hace mucho tiempo. Se busca más instalar el riego, su automatización y la colocación de césped en panes”, remarcó Emiliano desde Roca Park.

Entre los pedidos de los clientes aparece fuerte la necesidad de contar con un exterior amigable pero que no requiera gran dedicación de tiempo y recursos en mantenerlo.

“Lo asesoramos sobre lo que pueden hacer que conlleve un bajo rendimiento, hay opciones para todos los gustos”.

“Es muy difícil la jardinería (...) Para vivir y sobrevivir hay que trabajar. Fui 20 años encargado de un parque, aprendí con la práctica”.
Felidor Viveros, jardinero que brinda el servicio en jardines de domicilios.

Leonides trabaja con su marido en jardines de particulares.

Pantaleón trabaja por hora en barrios privados.

El dato

Datos

300
y 600 cuesta el mantenimiento de un jardín. El precio varía según la extensión del espacio verde. Las tareas de poda se cobran aparte.

Comentarios


El oficio de ganarse el día embelleciendo jardines