El segundo semestre será vertiginoso



Las dos semanas que restan para las elecciones municipales de Cipolletti, Roca, Allen, Jacobacci y una decena de localidades más pequeñas serán un tiempo de definiciones para las tres fuerzas políticas más importantes de la provincia y no solo porque se juegan liderazgos territoriales. Hasta el 22 de junio hay tiempo para presentar candidatos a diputados y senadores nacionales, y en Juntos, el partido del gobernador, vienen con tal envión de las elecciones provinciales de abril que dan por segura la obtención de una banca en cada cámara del Congreso nacional.

La elección del 2015 no es la misma que la del 2017.

• Hace cuatro años, Juntos miró la elección presidencial de lejos. No presentó candidatos a diputados nacionales y en ese renglón de la elección hubo 128.000 votos en blanco (31%). Sergio Wisky (Cambiemos) llegó a la Cámara de Diputados con el apoyo de 85.000 votantes.

• Hace dos años Juntos salió tercero en las PASO y su candidato Fabián Gatti no llegó a la general. María Emilia Soria salió primera con la mitad de los votos y Lorena Matzen le dio a Cambiemos la segunda diputación nacional por la provincia.

En dos semanas se votará en una docena de ciudades de la provincia, entre ellas Roca y Cipolletti, donde se juegan liderazgos que trascienden la política local.

La imagen del presidente en la provincia está por el piso. La fórmula presidencial Fernández-Fernández tiene una alta intención de voto. El que salga segundo se habrá asegurado una banca en el Senado. “¿Por qué se la voy a regalar a Macri?”, repite el gobernador, que será seguramente el primer candidato de esa lista. Todo indica que el peronismo irá, bajo un sello por ahora incierto, con Martín Doñate y Silvina García Larraburu. En Cambiemos nadie levanta la mano para luchar en un escenario que tiene premio solo para dos: el que gana coloca dos senadores y el segundo se queda con la tercera banca, sin proporcionalidad.

En cambio, hay tres diputaciones nacionales en juego que se reparten con el sistema D’Hont. “Si quiere, Pedro va a ser candidato”, dice el círculo íntimo del gobernador. Pedro es Pesatti, el vice que ya es legislador electo. Martín Soria encabezará la lista peronista y Sergio Wisky, que tenía decidido conducir hacia el Senado, está recalculando porque la estrategia de Juntos le arruinó el viaje y ahora intentará imponerse como candidato a diputado.

La “boleta corta” de Juntos no tendrá candidato a presidente. Del MPN neuquino Weretilneck aprendió que la clave en una elección así es el trabajo militante para garantizar a todos aquellos que quieran votar a Juntos tengan el combo listo, con la boleta del candidato a presidente que prefiera. La similitud con el artilugio del “voto cadena” es grande.

Antes

Entre todas las elecciones del 23 de junio, hay dos que concentran las mayores preocupaciones del oficialismo y la oposición:

Y antes habrá que inscribir los candidatos para las elecciones legislativas nacionales. La decisión de Juntos de presentar una “boleta corta” dejó al macrismo en una difícil posición.

• En Roca se juega el liderazgo de los hermanos Soria. Martín viene de perder ante Weretilneck la elección provincial, pero será seguramente el candidato a diputado nacional de la fuerza con la que el kirchnerismo se presente en las nacionales. María Emilia tiene dos años más por delante en la Cámara de Diputados de la Nación; si gana, será la tercera integrante de la familia en gobernar la ciudad de manera sucesiva (desde el 2003). Andrés Barresi, un funcionario provincial de segunda línea, es el candidato de Juntos. Como si se resignara a que es territorio hostil, el gobernador ha evitado pasar demasiadas horas en la ciudad.

• En Cipolletti Aníbal Tortoriello, que llegó a Cambiemos como invitado y hoy es referente, busca la reelección. En la ciudad desde donde Weretilneck construyó poder, Juntos decidió no llevar candidatos hace cuatro años. La estrategia cambió ahora: intentará quedarse con la intendencia el jefe del Ipross Claudio di Tella. El gobernador le pondrá el cuerpo a su campaña en el último tramo porque desde el punto de vista del poder real (y del simbólico también) precisa recuperar la ciudad que gobernó y ayudó a gobernar durante 24 de los últimos 32 años.


Comentarios


El segundo semestre será vertiginoso