El tapado

En la lucha por la conducción del PJ, el oficialismo también tiene sus preferidos de cara al 2011.



#

gerardo bilardo gbilardo@rionegro.com.ar

El gobernador Jorge Sapag escucha en estéreo la política local. Mientras revisa si es posible rescatar algo de la estrategia de búsqueda de consenso con Jorge Sobisch, mira de cerca lo que sucede en el radicalismo con la inesperada aparición en escena del intendente Martín Farizano, que le presentará batalla a Horacio Quiroga en la interna por la candidatura a gobernador. Una señal que demuestra que está en crisis el modelo de las relaciones diplomáticas que hasta aquí cosecharon Sapag y Farizano es la disputa pública por la paternidad de las obras de pavimento en el oeste de la ciudad de Neuquén. El gobierno provincial propagandizó como propias, a través de una profusa campaña publicitaria que se sigue difundiendo por televisión, obras de asfalto construidas en uno de los sectores más populares de la capital. Esas mismas obras fueron inauguradas por Farizano que dice que las pagó con fondos propios y, en algunos casos, como las avenidas troncales, con recursos de Nación. En ámbitos municipales entienden que se puso en marcha una campaña “para bajarle el precio” a Farizano y le atribuyen el diseño al ministerio que conduce Leandro Bertoya, un funcionario que viene del sobischismo y que está a cargo del organismo que administra los fondos extraordinarios que ingresaron a la provincia por las prórrogas de las concesiones de áreas petroleras. El jueves a la noche Sapag, en una reunión con un nutrido grupo de vecinalistas de la ciudad de Neuquén, sostuvo que su gobierno distribuyó recursos “generosamente” en la provincia y “en la ciudad de Neuquén”, con los ingresos de las prórrogas de las áreas de hidrocarburos. En la municipalidad descifraron el mensaje: se trató de una respuesta elíptica a la queja de Farizano por la campaña publicitaria, a la que consideran “engañosa y malintencionada”. Y además les cierra la idea de que Sapag busca un reconocimiento por los fondos petroleros destinados a obras públicas municipales, una decisión que se tomó tras debatir una ley en la Legislatura. La discusión entre Sapag y Farizano tiene un trasfondo político. Se acercan tiempos de definición de cara al 2011, en este caso la interna radical, y en el gobierno de Sapag consideran que un triunfo de Quiroga le daría al oficialismo mayor tranquilidad para enfrentar la elección general. Una fuente del gobierno provincial reconoció que Farizano, al que algunos ya definen como “El tapado”, tiene mayores chances que Quiroga de reconstruir un frente multipartidario y conduce un municipio que cuenta con un presupuesto superior a los 530 millones de pesos. En cambio, el diputado nacional y ex intendente hoy no tiene gestión para mostrar e ideológicamente se encuentra lejos de los sectores que ahora combate, como el kirchnerismo, del que fue aliado y defensor. El otro asunto sin definición es la interna del MPN. La estrategia del consenso se debilitó en más de una oportunidad durante los últimos meses, pero parece que la propuesta de Sobisch de posicionar a Jorge Lara para la Convención generó una profunda herida. En el entorno de Sapag consideran que el ex gobernador quiere controlar la Convención y no están dispuestos a aceptar esa condición. Pero al mismo tiempo entienden que si no hay acuerdo, Sobisch tiene algunas herramientas para ejercer influencia en la interna, como fijar una fecha de elecciones que complique los planes de Sapag. Una fuente del partido informó que es probable que se produzca en “cualquier momento” otra reunión entre Sapag y Sobisch para ver qué es lo que queda del consenso después de varios desencuentros. Si no hay salida, es posible que el sobischismo difunda en los próximos días el llamado a internas para una fecha que “podría ser entre el fin del Mundial de fútbol y el principio de las vacaciones de invierno”, añadió la fuente. En el entorno del gobernador están evaluando un plan alternativo para enfrentar en internas a Sobisch, que consiste en impulsar a Pedro Salvatori como candidato a la Convención. Se habló también de la variante de Ana Pechen, la vicegobernadora, pero la hipótesis de mayor fuerza es la primera. El que se sigue moviendo en forma independiente al oscilante acuerdo de Sapag y Sobisch es José Brillo. El diputado nacional y aspirante a conducir el MPN sigue armando las listas en el interior. El próximo paso será la presentación de candidatos en Centenario y Plottier, dijo un vocero de su sector. Otra interna que preocupa La otra interna que Sapag sigue con atención es la del peronismo, un partido que hoy decide en las urnas la nueva conducción. De los dos candidatos que se disputan el partido, Sapag se siente más cómodo con Sergio Rodríguez, un hombre que viene del sindicalismo y que compartió tribunas con el gobernador. El también secretario general del gremio de los empleados de comercio y líder de la CGT forma parte del lote de los peronistas que habitualmente se sienten cómodos con el MPN. Rodríguez es, además, un dirigente que tiene buen vínculo con el sindicalismo más ortodoxo, especialmente con el petrolero Guillermo Pereyra, el hombre fuerte del MPN en el gremialismo regional. En cambio Javier Bertoldi, el otro aspirante a conducir el peronismo neuquino, es la cara kirchnerista en esta interna y no despierta tal grado de confianza en el oficialismo provincial.


Comentarios


El tapado