El tratado de Lisboa suma problemas



BRUSELAS (AFP) – Enfrentados al pedido de más tiempo de Irlanda y las reticencias de la República Checa, los líderes de la Unión Europea descubrieron en su cumbre de Bruselas que concluyó ayer nuevas amenazas contra el Tratado de Lisboa y pospusieron para su cita de octubre el análisis de posibles salidas a la crisis.

El último obstáculo contra el nuevo tratado europeo llegó de parte de un juez de la Alta Corte de Londres, que pidió al gobierno británico aplazar la ratificación del texto hasta que se pronuncie sobre el recurso de un ciudadano que reclama la convocatoria de un referéndum.

“El Consejo Europeo se une a la sugerencia de Irlanda de volver a tratar este tema durante la reunión del 15 de octubre de 2008 para examinar las vías a seguir”, subrayó el primer ministro esloveno Janez Jansa, cuyo país ejerce la presidencia de la UE, al leer las conclusiones de los 27 tras dos días de discusiones ante la crisis desatada por el “no” irlandés de la semana pasada.

Sin consenso firme, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se limitaron a constatar en ese texto que “19 Estados miembros” de la UE ya ratificaron el Tratado y que ese proceso “prosigue en los otros países”, reconociendo los problemas de República Checa para aprobar el texto.

Tras reuniones entre la presidencia eslovena, el primer ministro checo Mirek Topolanek y la canciller alemana Angela Merkel, las conclusiones indican que la ratificación de República Checa “no podrá estar terminada hasta que la Corte Constitucional no dé una opinión favorable sobre la conformidad del Tratado de Lisboa” con la Carta Magna de ese país.


Comentarios


El tratado de Lisboa suma problemas