El valor de la moneda

Por Redacción





Con respecto al editorial del domingo 2/9, titulado “El valor de la moneda”, podemos agregar las siguientes consideraciones:

La moneda, para sorpresa de muchos, no es un invento de los gobiernos sino una creación del mercado. Nació a partir del trueque. En las economías primitivas se recurría a éste como medio de intercambiar bienes y servicios. A medida que el comercio se expandió, surgió la moneda para facilitar los intercambios. Era aceptada por la gente siempre y cuando cumpliera con ciertas condiciones: ser transportable, divisible, durable, homogénea, etc. A lo largo del tiempo sobresalieron el oro y la plata como los más eficaces medios de cambio. Más tarde, con la aparición de los bancos, comenzaron a circular los recibos bancarios, que eran aceptados por su respaldo en oro y una institución confiable. A través de los bancos centrales, en el siglo XX, los Estados monopolizaron la emisión monetaria, pero la situación se complicó con la salida del patrón oro, ya que esto permitió emitir sin respaldo. De hecho, las hiperinflaciones en la historia económica mundial son del siglo XX, la razón es que no existieron límites para los gobiernos a la hora de expandir el gasto. Nuestra moneda, el peso argentino, a consecuencia de la inestabilidad monetaria agregó, como dice el editorial, 13 ceros a su valor original. Efectivamente, el peso actual, que comenzó a regir partir de 1992, equivale a 10.000.000.000.000 pesos moneda nacional de 1881.En estos tiempos, el valor de la moneda se respalda en la confianza que la población tiene en las instituciones jurídicas, políticas y económicas del país emisor.

La moneda no es otra cosa que papel pintado impreso; cuando la desconfianza sobre las instituciones y la moneda se apoderan de la gente, ésta pierde su función de servir como medio de cambio y reserva de valor.

Joaquín Bertrán

DNI 5.433.822

Joaquín Bertrán

DNI 5.433.822


Comentarios


El valor de la moneda