Empresas públicas demandaron 36% más en 2014

A pesar de las promesas de ajuste y austeridad, las transferencias del Estado crecieron y llegaron a 237 millones. Se esperaba un impacto menor a partir de la disolución de Viarse.



#

Los aportes para Viarse representaban un tercio de las transferencias del Estado a sus once sociedades. Foto: Marcelo Ochoa

LA REGION

Las empresas públicas recibieron el año pasado 237 millones del Estado rionegrino, superando en un 36% a las transferencias del 2013.

El impacto porcentual fue menor al de años anteriores, aunque no tuvo la baja que se esperaba luego de la eliminación de la estructura de Viarse. Esta sociedad vial exigía una fuerte inyección de fondos del Estado, representando un tercio de las erogaciones en los últimos años. Su disolución y la creación de Vialidad Provincial liberó a las arcas públicas de las transferencias, incluyendo contratos de servicio donde la provincia pagaba por el “mantenimiento vial”. Desde mediados del 2013, esa función quedó en Vialidad, absorbiendo el personal de Viarse, empresa ahora en proceso de liquidación.

Según registros de Contaduría General, en transferencias corrientes y de capital a las empresas públicas totalizaron 237 millones durante el año pasado frente a los 174 millones del 2013.

Se trata de un aumento de 63 millones, a pesar de la exclusión en esos aportes de la estructura vial.

En el 2012, las asignaciones llegaron a 117 millones, en el 2011 sumaron 77 millones y en el 2010 totalizaron 68 millones.

La secuencia de las variaciones porcentuales marca un 49% del 2013 en su comparación con el 2012; 52% del 2012 al 2011 y 13% del 2011 al 2010.

Sin Viarse, la mayor concentración de transferencias se concentran en ARSA, Tren Patagónico y Horizonte.

La sociedad del servicio de aguas y de cloacas tiene una fuerte asistencia ya que la provincia subsidia gran parte de la tarifa, evitando un corrimiento directo de sus costos a los usuarios.

El Tren Patagónico obtiene un financiamiento para cubrir un déficit estructural de esa empresa, mientras que Horizonte recibe recursos estatales -esencialmente- para su capitalización.

Al llegar al gobierno, el Frente para la Victoria cuestionó los subsidios a las empresas y desde enero del 2012 el gobernador Alberto Weretilneck puso énfasis en la cuestión. El objetivo planteado fue reducir y controlar esas erogaciones, pero los resultados fueron escasos.

A principios del 2012, el mandatario exigió a sus directores de las sociedades que se bajaran los costos. No alcanzó, entonces a mediados de ese año conformó una secretaría para su seguimiento, a cargo de Roberto Meschini, con dos subsecretarías. En esa línea, Economía dispuso que las empresas públicas pusieran a disposición sus cuentas y depósitos bancarios en el Fondo Unificado (FUCO), como también se pretendió que las subas salariales o incorporaciones tuvieran autorización de Meschini.

Una efectiva transformación llegó con la disolución de Viarse y su transformación en Vialidad, que concentró funciones y estructuras de la empresa vial. Ese cambio se formalizó con la ley 4.743 de abril del 2012, aunque en los hechos la mutación se concretó a mediados del 2013. Simultáneamente, Casa Rionegrina fue absorbida por el IPPV.

Dos empresas fueron integradas directamente al Estado, pero los niveles de aportes continúan siendo altos.

La nómina de sociedades incluye a Tren Patagónico, EPRE, Horizonte, Emforsa, Edhipsa, Transcomahue, Altec, Invap, Río Negro Fiduciaria y Canal 10. (AV)


Comentarios


Empresas públicas demandaron 36% más en 2014